Coronavirus

El capitán Moore, héroe de la recaudación de fondos para el coronavirus, cumple 100 años

El veterano británico ha conseguido 34,5 millones gracias al reto de dar cien vueltas por el patio de su casa con ayuda de un andador

Thumbnail

El capitán británico Tom Moore, otro “héroe” de la lucha contra la pandemia de la Covid-19 después de los sanitarios, ha cumplido hoy jueves 100 años. Todo Reino Unido ha querido felicitar hoy a Moore, quien a pesar de su edad no ha dudado en recaudar millones de libras para la Sanidad británica (NHS)con un modesto gesto: dar cien vueltas caminando por el patio de su casa con la ayuda de un andador.

Las imágenes de este señor bajito, encorvado, siempre bien vestido y a veces con las medallas militares colgadas en la solapa mientras caminaba, dieron la vuelta al mundo y se volvieron virales en las redes sociales en Reino Unido.

El objetivo de Moore era sencillo: recaudar 1.150 euros para su centro sanitario local, pero en poco tiempo el militar retirado se volvió toda una “máquina” de la recaudación de fondos. De momento, hoy ha llegado a los 30 millones de libras (34,5 millones de euros).

Felicitaciones de Isabel II y Boris Johnson

La hazaña de este hombre le valió la admiración de millones de británicos, entre ellos del primer ministro, Boris Johnson, que hoy grabó un vídeo para felicitar en la distancia al capitán, que como regalo de cumpleaños ha recibido, además de una tarjeta de la reina Isabel II, el ascenso a “coronel honorario”.

Con esta capacidad de colecta, el ahora coronel se ha vuelto todo un símbolo de esperanza y determinación en medio de la crisis de la Covid-19 en Reino Unido, donde el número de muertos por esta enfermedad ha llegado a superar ya los 26.000, pasando a estar entre los tres primeros países del mundo con más fallecidos por coronavirus.

Llegar a los 100 es algo importante, pero llegar a los 100 rodeado de tanto interés y una inmensa generosidad de la gente es muy abrumador”, declaró Moore ante las cámaras, al tiempo que tuvo palabras de esperanza al afirmar que el mañana “será un buen día”.

“He disfrutado mucho cada segundo de esta emocionante aventura”, admitió Moore en un acto celebrado en directo por las cadenas de televisión británicas.

En su casa de la localidad inglesa de Marston Moretaine, Moore ha recibido 140.000 tarjetas de cumpleaños, así como la condecoración de coronel del Primer Batallón del Regimiento de Yorkshire.

El responsable de Correos de esa localidad, Bill Chandi, admitió que han tenido más trabajo que en Navidad, ante la lluvia de tarjetas para Moore, al que calificó como "un modelo a seguir".

Battle of Britain Memorial Flypast for Colonel Tom's 100th birthday
El líder del escuadrón Mark "Disco" Discombe vuela junto al teniente Andy Preece sobre la vivienda del capitán MooreUK MINISTRY OF DEFENCEReuters

El cumpleaños también fue celebrado con el vuelo rasante sobre su casa en Inglaterra de dos aviones militares, un "Spitfire" y un "Hurricane", de la Real Fuerza Aérea (RAF) británica.

Ha sido condecorado asimismo con la medalla de la Libertad de la City de Londres (centro financiero) por su labor benéfica, mientras que Correos ha pintado de azul, los colores de la Sanidad (NHS), el buzón postal de la pequeña localidad de Marston Moretain, al que se le ha atado un globo dorado en señal de felicitación al anciano.

Junto con la tarjeta firmada por Isabel II, como es habitual para todos los británicos que llegan a los 100 años, el ahora coronel escuchó por televisión las felicitaciones de Boris Johnson desde su despacho de la residencia oficial de Downing Street.

Sé que hablo en nombre de todo el país cuando digo que le deseo un muy feliz 100 cumpleaños. Sus esfuerzos heroicos han animado al país, han creado una manera de que millones (de personas) pudieran manifestar el agradecimiento para los increíbles hombres y mujeres de nuestro NHS”, dijo Johnson.

Tom Moore se unió al Ejército al comienzo de la II Guerra Mundial, y prestó servicio en India y en el territorio de la actual Birmania, pero después del conflicto fue instructor de la Escuela de Vehículo Blindado en Dorset (suroeste de Inglaterra).

Desde 2007, vive en Marston Moretaine con su hija más pequeña, Hannah Ingram-Moore.

Concluidos los actos de hoy, el coronel admitió sentirse cansado, pero aclaró que su “cabeza sigue en carrera” y que espera “volver muy pronto con otras formas de ayudar a los demás”.