Maduro prepara unas elecciones sin partidos opositores

El Supremo chavista invalida a Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que controla Nicolás Maduro en Venezuela ha cerrado toda posibilidad de acuerdo político para salidas electorales, al menos con los actores más relevantes de la oposición incluyendo a Juan Guaidó. Dentro de la Asamblea Nacional se avanzaba muy lentamente en conciliar nuevas autoridades electorales que permitieran unas elecciones aceptables para todas las partes a finales de este año.

Pero ahora ese proceso queda congelado, pues un fallo publicado por la Sala Constitucional al filo de la medianoche del martes sentenció que quien preside la Asamblea Nacional (AN) es el diputado Luis Parra y no el líder opositor reconocido como cabeza del parlamento por más de 50 países del mundo, Juan Guaidó, quien es respaldado por 100 de los 165 diputados que conforman la Asamblea Nacional.

Analistas creen que el siguiente paso será el nombramiento de un nuevo Consejo Electoral por vía judicial y no parlamentaria, que convoque a elecciones a finales de año en las cuales los grandes partidos de la oposición volverán a estar inhabilitados para participar -están invalidados desde 2017-, así como sus principales dirigentes presos o exiliados.

La decisión validó la elección ocurrida de manera irregular el pasado 5 de enero, cuando a Guaidó se le prohibió ingresar a la sede del parlamento y un grupo de diputados opositores pero “rebeldes” -señalados en investigaciones periodísticas de participar e hechos de corrupción para limpiar reputaciones de empresarios y testaferros del chavismo- se abrogó la directiva del Legislativo.

Lo hicieron sin instalar formalmente una sesión, sin cumplir el procedimiento del Reglamento Interior y sin que quedase registro de los supuestos 81 votos que acompañaron la designación de Luis Parra.

La sentencia de hecho ignora por completo el artículo 8 del Reglamento Interior de la AN, al citar los artículos 6, 7, 9, 10, 11. El faltante establece que la elección debe ser nominal y por cada cargo. Pero el propio Parra ha admitido que se hizo a mano alzada y "en tanda completa" pues tampoco se contaron los votos nominales.

La sentencia del TSJ valida que hubo quórum en la sesión del 5 de enero pasado, tomando como buena la palabra de Parra. Es el único elemento, pues el acta presentada ante la Sala no incluye nombres de participantes ni menos de quienes votaron. El 13 de enero pasado, el mismo magistrado Juan José Mendoza pedía a los diputados entregar las listas del quórum de instalación de aquella sesión, así como la lista de votos. Aunque lista no existe, al Tribunal ahora no le hizo falta.

30 diputados rebeldes

Ya Parra había admitido en enero pasado, en una entrevista, que “la votación evidente no deja en acta los nombres que votaron”, y tanto él como su vicepresidente Franklyn Duarte se han negado a decir quiénes son los diputados que lo acompañan en la supuesta bancada de 30 parlamentarios “rebeldes”.

Por ahora, la "Asamblea de Luis Parra" ha sesionado incorporando diputados suplentes aunque sus principales estén activos, y ha tenido reuniones sin verificar el quórum que certifique la asistencia necesaria para considerarlas legales. Nicolás Maduro ha reconocido a Parra desde enero como cabeza del parlamento.

Mientras tanto, la “Asamblea de Guaidó”, quien fue ratificado al frente con el voto nominal de 100 diputados registrados en actas firmadas, sesiona fuera de la sede del Legislativo, impedidos de usar el edificio por órdenes del número dos del oficialismo, Diosdado Cabello.

En nombre de la oposición, su primer vicepresidente en el Legislativo, Juan Pablo Guanipa, reaccionó diciendo: “Ese tribunal de pacotilla no existe. La Asamblea Nacional es una sola y es la que preside Juan Guaidó. Lo que tenemos que hacer es intensificar todo para lograr que Venezuela salga de esto”.

La organización Acceso a la Justicia consideró ilegal el fallo pues “resuelve un amparo en un caso donde evidentemente hay controversia entre dos partes, sin tomar en cuenta a una de las partes” a la que considera inexistente. Y alertó que el escrito incluye posibles castigos penales a quienes participen de sesiones no convocadas por Parra, como ocurren semanalmente con participación de al menos dos tercios de los diputados. Este martes habrá de nuevo sesión virtual (por la cuarentena) en abierto desafío a lo ordenado por la corte.