El Supremo de Colombia ordena la detención del ex presidente Uribe

El ex mandatario, que está siendo investigado por supuestos delitos de fraude procesal y soborno de testigos, permanecerá en arresto domiciliario

El ex presidente Álvaro Uribe fue el salvador de Colombia. Un vaquero curtido a la vieja usanza, potrero a cuya familia asesinó la nacoguerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Que nadie olvide el pasado cuando en las tranqueras por las botas, tenías que avejigar si eran paramilitares o narcos. Solo podías sacar el sable.

La Corte Suprema de Colombia ordenó ayer el arresto domicilario de Uribe. La decisión tiene lugar en el marco de una causa que lo investiga por supuesta manipulación de testigos, y en la que se encuentra acusado de fraude procesal y soborno. Es la primera vez en la historia que se impone una medida de esta naturaleza a un ex jefe de Estado.

El ex mandatario se hizo eco del hecho en su cuenta de Twitter: «La privación de mi libertad me causa profunda tristeza por mi señora, por mi familia y por los colombianos que todavía creen que algo bueno he hecho por la patria», expresó.

El Supremo colombiano investiga a Uribe por dos delitos, fraude procesal y soborno, en el marco de un caso de manipulación de testigos cuyos hechos se remontan a 2015. Todo sucedió después de un debate en el Senado que organizó Iván Cepeda, parlamentario del Polo Democrático, el partido de izquierda más grande de Colombia, quien es un férreo detractor de Uribe. En dicho debate Cepeda trató de establecer un vínculo entre el ex presidente y el surgimiento del paramilitarismo en Antioquia, además de afirmar que Uribe era una ficha clave para entender el auge del narcotráfico en el país.

Cepeda presentó una serie de testimonios de ex paramilitares. Entre ellos, el de Juan Guillermo Monsalve, quien era el mayordomo de la hacienda Guacharacas, propiedad de la familia Uribe. En su declaración, aseguró que en ese lugar y con el conocimiento de Uribe, entonces gobernador de Antioquia, se había fundado el Bloque Metro de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), la mayor organización paramilitar.

El ex presidente colombiano calificó ese testimonio como falso y pidió a la Corte Suprema que investigara a Cepeda por manipulación de testigos. Durante ese proceso, el Supremo encontró que no había razones para seguir investigando al senador de izquierda y, en cambio, sí las había para hacerlo contra Uribe.

Por su parte, el actual mandatario colombiano, Iván Duque, no se ha pronunciado por ahora sobre la decisión del tribunal, si bien el lunes afirmó en declaraciones a la emisora Blu Radio que cree en la inocencia del ex presidente. «Soy un creyente, he sido un creyente y seré siempre un creyente de la inocencia de Uribe», dijo, antes de agregar sobre Uribe que «es una persona a la que la palabra ‘honorabilidad’ le caza en todos los comportamientos de su vida».

Asimismo, hizo hincapié en que Uribe hizo frente a un país «en una situación muy difícil en términos de orden público». «Claro que hay controversias, hay personas que quieren y malquieren, pero en esos ocho años el país recuperó una senda de seguridad, una senda de confianza que es incontrovertible», defendió.

Duque destacó además que el ex presidente «siempre se ha presentado a todos los llamados que le ha hecho la Justicia». «Creo que no hay un político más escrutado en la historia reciente del país», apuntó Duque.

El senador colombiano tiene más de medio centenar de procesos judiciales abiertos en su contra por diversos delitos, en su mayoría vinculados a grupos paramilitares.