¿Los españoles no somos blancos como sostiene el “New York Times”?

Argumentos a favor y en contra del informe publicado hace unos días por el diario norteamericano

Un artículo del New York Times ha desatado la polémica al situar a los españoles y portugueses como población no blanca. El artículo en cuestión establece un análisis de las 922 personas más poderosas del país y concluye que el 80% de ellas son blancas y el resto pertenece a grupos de negros, hispanos, asiáticos, nativo americanos o persona de color. Así, el consejero delegado de Inditex, Pablo Isla, aparece como no blanco.

A FAVOR

La Oficina del Censo de Estados Unidos define «hispano o latino» como una «persona de cultura u origen cubano, mexicano, puertorriqueño, sudamericano, centroamericano u otro origen español, independientemente de la raza». Hasta 1976, los hispanos eran englobados como blancos, pero a partir de ese fecha pasaron a engrosar un grupo étnico propio debido a las exigencias de los mexicanos residentes en Estados Unidos, que querían que el Gobierno federal recogiera información específica sobre ellos.

Clarifica el origen de la población

En un país multiétnico como es Estados Unidos, la clasificación por razas y grupos étnicos ayuda a las autoridades de Estados Unidos a conocer mejor las necesidades de la población y, por tanto, a atender mejor a los ciudadanos.

Ser hispano no es despectivo

Los hispanos americanos son aquellos que tienen un pasado u origen ligado a la presencia española en América y algo así no puede ser tachado de ofensivo. En contra de aquellos que ven «lo español» como una herencia del pasado colonial de América Latina y que privilegiaba a los «colonizadores españoles».

EN CONTRA

En España nadie entiende que en EE UU se nos clasifique como hispanos y no se nos considere blancos, ni a nosotros ni a los portugueses. Este país tiene muy asumido la estratificación de los ciudadanos en función de cuestiones identitarias y religiosas. Aunque solo se contemplan dos razas: negros y blancos, existen varios grupos étnicos, los hispanos son uno de ellos. Esos términos generalmente reflejan una definición social de raza y de etnicidad reconocida en este país y no se ajustan a ningún criterio biológico, antropológico o genético.

Un debate que fomenta el racismo

Preguntarse por el origen étnico e identitario de las personas puede fomentar el racismo. Es un debate estéril que no va con las preocupaciones del mundo actual.

Ahonda los estereotipos

Los hispanos americanos en EE UU están vinculados a peores condiciones de vida que los llamados «americanos blancos». La etiqueta de «latinos» les penaliza en su día a día.

Oculta los problemas de fondo

En Estados Unidos la clasificación en diferentes grupos étnicos tiene unas implicaciones importantes en, por ejemplo, la redistribución de los distritos legislativos y en las estadísticas de salud.