Una ex modelo acusa a Trump de agresión sexual

Un diario británico publica en exclusiva las declaraciones de Amy Dorris que relatan con crudeza una agresión en 1997

Amy Dorris en un vídeo del diario The Guardian
Amy Dorris en un vídeo del diario The GuardianLa RazónThe Guardian

Una ex modelo acusa a Donald Trump de haberla agredido sexualmente en el torneo de tenis US Open hace más de dos décadas, en un presunto incidente que , asegura, hizo que se sintiera “enferma” y “violada”. En una entrevista exclusiva con “The Guardian”, Amy Dorris alega que Trump la abordó en la puerta del baño en su palco VIP en el torneo de Nueva York el 5 de septiembre de 1997.

Dorris, que tenía 24 años en ese momento, acusa al actual presidente Trump de “meterle la lengua hasta la garganta”, agredirla por todo el cuerpo y agrarrarla de manera que no pudiera escapara.

Simplemente introdujo su lengua por mi garganta mientras yo lo empujaba. Y entonces fue cuando su agarre se hizo más fuerte y sus manos recorrieron mi trasero, mis pechos, mi espalda, todo”, afirma la ex modelo.

“Estaba agarrada y no podía soltarme. No sé cómo se llama cuando alguien mete la lengua en la garganta de alguien. Pero lo empujé con los dientes. Lo estaba empujando. Y creo que podría haberle lastimado la lengua“, prosigue.

Amy Dorris en un vídeo del diario The Guardian
Amy Dorris en un vídeo del diario The GuardianLa RazónThe Guardian

A través de sus abogados, Trump negó en los términos más enérgicos haber acosado, abusado o haberse comportado indebidamente alguna vez con Dorris.

Dorris, que vive en Florida, proporcionó a “The Guardian” pruebas para respaldar su relato de sus encuentros con Trump, incluido su entrada para el US Open y seis fotos que la muestran con el magnate inmobiliario durante varios días en Nueva York.

Trump tenía 51 años en ese momento y estaba casado con su segunda esposa, Marla Maples.

El relato de la ex modelo también fue corroborado por varias personas a las que contó incidente. Incluyen a una amiga en Nueva York y la madre de Dorris, a quienes llamó inmediatamente después del presunto incidente, así como a un terapeuta y amigos con los que habló en los años posteriores.

Todos dijeron que Dorris había compartido con ellos detalles del presunto incidente que coincidían con lo que luego le dijo a “The Guardian”.

Dorris, que tiene ahora 48 años y es madre de dos hijas gemelas, dijo que consideró hacer pública su historia en 2016, cuando varias mujeres realizaron acusaciones similares contra el entonces candidato republicano a la presidencia. Pero decidió no hacerlo, en parte porque pensó que hacerlo podría dañar a su familia.