La ultraderecha se desploma en Viena

El FPÖ cae a la quinta posición en las municipales, mientras la lista electoral creada por su ex líder Strache no obtiene representación

El apoyo a la extrema derecha se evaporó en las elecciones municipales de Viena del domingo, lo que significó una humillación para el ex canciller austriaco Heinz Christian Strache, quien intentaba regresar después del «Ibizagate», que le apeó del Gobierno y su partido hace un año.

Los resultados mostraron que el nuevo partido de Strache obtuvo solo el 3,6%, por debajo del límite del 5% para sentarse en el consejo de la ciudad, mientras que los socialdemócratas defendieron su feudo. El alcalde Michael Ludwig fue reelegido con el 42,1%, lo que le permite negociar una coalición con verdes, conservadores o liberales.

El apoyo al antiguo partido de Strache, el Partido Liberal (FPÖ), se desplomó 23,3 puntos en comparación con 2015, recibiendo solo el 7,7% de los votos. El FPÖ fue expulsado del Gobierno federal el año pasado después de la publicación de imágenes con cámara oculta que mostraban al entonces líder Strache discutiendo acuerdos turbios con una mujer que afirmaba ser una rusa adinerada.

En la grabación, dijo que el partido ultra recibe cientos de miles de euros en fondos ilícitos y propuso un complot para que ella comprara el periódico más grande de Austria y lo convirtiera en un portavoz del FPÖ a cambio de lucrativos contratos públicos. Conocido como «Ibizagate» porque la grabación tuvo lugar en la isla, el escándalo dejó a la FPÖ dividida internamente y recortó su apoyo en las elecciones parlamentarias posteriores al 16%.