Qué es Morena, el partido del presidente de México López Obrador

Comenzó siendo un movimiento social de repulsa contra la victoria de Peña Nieto, y en 2014 se convirtió en partido político con el que AMLO conquistó la presidencia

Andrés Manuel López Obrador, fundador de Morena
Andrés Manuel López Obrador, fundador de MorenaLa RazonLa Razón

Desengañado por la derrota de 2006 ante Felipe Calderón, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, ahora presidente de México, decidió abandonar el Partido de la Revolución Democrática (PRD), en el que había militado varios años, para fundar su propio movimiento con el que competir en las elecciones presidenciales de 2012.

Tras la derrota de 2006, AMLO argumentó que hubo fraude en su contra y se puso frente a un movimiento de resistencia pacífica que dio origen a la creación del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). Primero fue un movimiento social que se convertiría posteriormente en un partido político con el que AMLO ganó las presidenciales de 2018.

Pero antes, en las elecciones de 2012, López Obrador se presentó por segunda ocasión como aspirante a la Presidencia de la República por los tres partidos que lo apoyaron en 2006, el PRD, el PT y el partido Movimiento Ciudadano (antes Convergencia). En esos comicios fue declarado ganador el candidato del PRI Enrique Peña Nieto. Tras impugnar las elecciones y ser rechazado por el Tribunal Electoral, AMLO anunció su separación de los partidos del Movimiento Progresista para dedicarse a la formación del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), creado en 2011 como asociación civil para apoyar la segunda candidatura presidencial de AMLO.

“En esta nueva etapa de mi vida, voy a dedicar toda mi imaginación y trabajo a la causa de la transformación de México; lo haré desde el espacio que representa Morena, por esta razón me separaré de los partidos del Movimiento Progresista”, afirmó López Obrador en la presentación de Morena.

Morena surgió como un partido con una institucionalización interna débil al depender de un líder carismático que en muchos casos está en términos reales por encima de los estatutos del partido, asegura el experto Rosendo Bolívar Meza, quien ha escrito que “Morena se encuentra a merced del liderazgo personalizado de López Obrador, pues prevalece más la postura del líder que el propio partido, ya que su autoridad se basa en el reconocimiento que le dan los miembros de su comunidad tanto a su rol de dirigente como a su persona, siendo esto lo que legitima su posición. Morena es una organización con un líder carismático, compuesto por muchos seguidores que se identifican ampliamente con las posturas de su líder y con su proyecto de nación”.

Los objetivos de Morena en ese momento como movimiento social eran transformar la vida pública del país, construir un nuevo pacto socia y resolver los principales problemas que aquejaban al país. La estructura de Morena en sus inicios no sólo fue territorial, es decir, por secciones o municipios, sino también por estratos sociales y culturales que incluían a jóvenes y estudiantes; artistas, intelectuales y científicos; trabajadores; ecologistas; campesinos; así como mexicanos en el extranjero.

En 2014, Morena se registró como partido ante el Instituto Nacional Electoral. Muy pronto, AMLo fue criticado por reclutar para su campaña de 2018 a políticos de dudosa trayectoria y por aliarse con un partido de la derecha cristiana, abiertamente conservador. En su primera participación en elecciones, en 2015, Morena se posicionó como cuarta fuerza a nivel nacional y la primera en la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México. “Fortalecido en el marco de una profunda crisis de los partidos tradicionales como el PRI, el PAN y el PRD, este último particularmente desprestigiado tras la responsabilidad de su administración en la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa en 2014, el partido de AMLO y su discurso capitalizaron el descontento con los partidos tradicionales. Eso explica su ascenso meteórico y que amplios sectores de los trabajadores y la juventud planean votarlo”, ha escrito Nancy Cázares.