Kamala Harris: portada de Vogue con polémica

Su equipo asegura que no son las fotografías acordadas y las redes sociales denuncian que la revista ha aclarado la piel de la vivepresidenta

La vicepresidenta electa Kamala Harris
La vicepresidenta electa Kamala HarrisOFFICE OF THE PRESIDENT ELECT /EFE

La vicepresidenta electa Kamala Harris es la portada de la edición de febrero de la revista Vogue, una portada no exenta de polémica. Y no solo en las redes sociales, en las que usuarios criticaron desde el atuendo informal hasta el color de piel de Harris.

El equipo de la vicepresidenta ha señalado que la foto de la que pronto será la líder número dos del país no es lo que ambas partes habían acordado. En lugar del traje azul claro que Harris usó para su sesión de portada, la primera mujer afroamericana elegida como vicepresidenta aparece en portada con un atuendo más informal y con zapatillas Converse Chuck Taylor, que a veces usaba en la campaña electoral. El equipo de Harris asegura que no sabía que la foto de portada había sido cambiada hasta que las imágenes se filtraron el sábado por la noche, según una persona involucrada en las negociaciones sobre cómo Harris aparecería en la portada. La oficina de Harris se negó a hacer comentarios. Los representantes de Vogue tampoco quisieron hablar.

Harris, quien es de ascendencia jamaicana e india, posó con el traje azul claro frente a un fondo dorado para la portada de la revista. Pero también posó, vestida de manera más informal con pantalones, una chaqueta y zapatillas de deporte frente a un fondo rosa y verde, para las fotos que se planearon para dentro de la revista, según comentó alguien de su equipo bajo condición de anonimato. Rosa y verde son los colores de la hermandad universitaria de Harris, Alpha Kappa Alpha.

Vogue ha publicado ambas imágenes online, pero la foto de Harris vestida con zapatillas es la que adornará la portada de la edición impresa de la biblia de la moda. La persona con conocimiento de las negociaciones dijo que el equipo de Harris expresó a Vogue su decepción por la decisión de la revista. La portada también generó indignación en las redes sociales.

Un usuario calificó la portada de un “lío de una portada descolorida”. “Kamala Harris tiene la piel más clara que las mujeres de color y Vogue todavía la caga con su iluminación”, escribió. Otros criticaron a la editora jefa de Vogue. “Qué lío”, escribió Wajahat Ali, colaborador del New York Times. “Anna Wintour realmente no debe tener amigos y colegas negros. Tomaré fotos de la vicepresidenta Kamala Harris gratis usando mi Samsung y estoy 100% seguro de que saldrá mejor que esta portada de Vogue “.

El año pasado, Wintour se disculpó con los miembros del personal en una carta por “errores” al publicar fotografías y artículos considerados insensibles a las minorías. “Vogue no ha encontrado suficientes formas de elevar o dar espacio a los editores, escritores, fotógrafos, diseñadores y otros creadores negros”, escribió Wintour. “También hemos cometido errores al publicar imágenes o historias que han sido hirientes o intolerantes. Quiero asumir toda la responsabilidad por esos errores “. Vogue negó al New York Post que había aclarado la piel de Harris, pero esto no logró sofocar la ola de desaprobación.