Netanyahu, otra vez en el banquillo, se declara inocente de los cargos de corrupción

El premier israelí está acusado de fraude, cohecho y abuso de confianza en tres casos de corrupción.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en la sala del tribunal justo antes del inicio de una audiencia en su juicio por corrupción en el Tribunal de Distrito de Jerusalén
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en la sala del tribunal justo antes del inicio de una audiencia en su juicio por corrupción en el Tribunal de Distrito de JerusalénPOOLREUTERS

El primer ministro Benjamin Netanyahu se ha declarado inocente hoy de los cargos de corrupción en la reanudación de su juicio unas seis semanas antes de que los votantes israelíes juzguen su liderazgo. “Confirmo la respuesta escrita enviada en mi nombre”, dijo Netanyahu, de pie ante los tres jueces en un Tribunal de Distrito de Jerusalén fuertemente vigilado. Se refería a un documento que sus abogados entregaron al tribunal el mes pasado en el que argumentaban que no era culpable de cargos de soborno, abuso de confianza y fraude.

Es la segunda vez que Netanyahu acude a la Corte desde que comenzara el juicio en mayo y durante la fase de evidencias tendrá que hacerlo tres veces por semana. En las inmediaciones de la Corte decenas de manifestantes pedían prisión para Netanyahu y lo calificaban de “ministro del crimen”: “No nos rendiremos hasta que dimita”, coreaban los participantes.

Netanyahu es el primer jefe de Gobierno en la historia de Israel que es procesado estando en activo. Está acusado de delito de cohecho, por lo que puede ser condenado hasta con diez años de prisión, y de fraude y abuso de confianza, que están penados con hasta tres años de cárcel. Los otros acusados son el empresario del portal de noticias Walla y del gigante de telefonía israelí Bezeq, Shaul Elovitch, además de su mujer; y el editor de Yedioth Ahronoth, Noni Mozes.

Netanyahu está implicado en los casos conocidos como 1000, 2000 y 4000, que le imputan la recepción de regalos a cambio de favores y supuestos tratos para recibir una cobertura positiva de los medios sobre él y su familia.