El plan de Estados Unidos para desnuclearizar Corea del Norte con la complicidad de China

El secretario de Estado norteamericano quiere que Pekín fuerce a su socio norcoreano a aceptar la nueva estrategia

El presidente de Corea del Sur Moon Jae-in saluda a Anthony Blinken, secretario de Estado de EEUU
El presidente de Corea del Sur Moon Jae-in saluda a Anthony Blinken, secretario de Estado de EEUUYONHAPEFE

El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, aseguró que la nueva estrategia de Washington para afrontar la pacificación de la península coreana estará lista “en las próximas semanas” y añadió que China tiene “un gran papel” que jugar en el proceso. Blinken aseguró en una rueda de prensa celebrada en Seúl que Washington y sus aliados siguen enfrascados estos días en la “revisión exhaustiva” de esta política hacia Corea del Norte.

En el mismo acto estuvieron el secretario de Defensa estadounidense, Austin Lloyd, y por parte surcoreana el canciller y el ministro de Defensa nacional, Chung Eui-yong y Suh Wook, después de que los cuatro mantuvieran una reunión conjunta.

La comparecencia se produce horas después de que la vicecanciller norcoreana, Choe Son-hui, asegurara que Pionyang no piensa contestar a las solicitudes de diálogo que Washington lleva formulando sin éxito desde febrero hasta que EE.UU. cambie su “política hostil” hacia el país asiático.

En ese sentido, solo el titular de Exteriores surcoreano comentó directamente el mensaje de Choe, afirmando que los cuatro funcionarios lo “discutieron hoy brevemente”. “Parece que Corea del Norte está revisando su política para con EE.UU. y siguiendo de cerca el diálogo entre la República de Corea (nombre oficial del Sur) y EE.UU.”, explicó Chung Eui-yong.

El canciller sureño aseguró que Washington y Seúl seguirán “discutiendo sobre este asunto” y que el Gobierno surcoreano “apoya todos los esfuerzos del Gobierno Biden para establecer contacto con Corea del Norte”. Blinken por su parte insistió en el que el principal objetivo de su viaje y el de Austin a Asia nororiental en lo que a la estrategia norcoreana se refiere pasa por reforzar la “coordinación con los aliados” para elaborar la mencionada revisión más que por atender a los mensajes de Pionyang.

De cara al encuentro que él mismo mantendrá hoy en Alaska con el responsable del Partido Comunista de China (PCCh) para Asuntos Exteriores, Yang Jiechi, y el canciller chino, Wang Yi, añadió que Pekín “tiene una gran papel que jugar” en la desnuclearización de la península.

En ese sentido, destacó “la posición especial” que China tiene con Corea del Norte, que obtiene en torno al 90 % de sus importaciones de su gigantesco vecino. El diálogo sobre desnuclearización entre EE.UU. y Pionyang lleva atascado desde la cumbre de Hanói de febrero de 2019 y el pasado enero el líder norcoreano Kim Jong-un instó al Gobierno Biden a proponer nuevas alternativas para retomar pronto las conversaciones, advirtiendo que prepara nuevas pruebas de armas.

Por su parte, el primer viceministro de Asuntos Exteriores de Corea del Norte, Choe Son Hui, ha confirmado los intentos de Washington de contactar con ellos, aunque asegura que no responderán ya que “no es más que una pérdida de tiempo sentarse cara a cara con Estados Unidos” y continuarán ignorándolos “en el futuro”.

A través de un comunicado difundido por la agencia de noticias estatal KCNA, el primer viceministro ha detallado que desde mediados de febrero Estados Unidos ha intentado ponerse en contacto con Corea del Norte a través de varios canales. Según él, estos intentos pretenden “ganar tiempo” para que Estados Unidos pueda seguir “haciendo propaganda”.

En el escrito añade que “Estados Unidos tampoco ha abandonado su mala costumbre de calumniarnos” y agrega que “el secretario de Estado (Antony Blinken) nos irritó enormemente durante su visita a Japón, en la que se han reexaminado diferentes medios de presión”.