Así ha quedado San Vicente después de la erupción del volcán La Soufriere

Entre 16.000 y 20.000 personas han sido evacuadas y las autoridades de la isla caribeña advierten de que se están quedando sin reservas de agua debido a las contaminación por las cenizas

Combinación de dos fotos con imágenes proporcionadas por Maxar Technologies que muestra, arriba, el paseo marítimo de Richmond Vale cubierto de ceniza volcánica, en Chateaubelair, San Vicente un día después de otra erupción del volcán La Soufriere
Combinación de dos fotos con imágenes proporcionadas por Maxar Technologies que muestra, arriba, el paseo marítimo de Richmond Vale cubierto de ceniza volcánica, en Chateaubelair, San Vicente un día después de otra erupción del volcán La SoufriereAP

Los líderes de San Vicente y Las Granadinas, asolado por los volcanes, indicaron el martes que el agua se está agotando debido a que las cenizas pesadas contaminan los suministros, y estimaron que la isla caribeña oriental necesitará cientos de millones de dólares para recuperarse de la erupción del volcán La Soufriere.

Entre 16.000 y 20.000 personas han sido evacuadas de la región norte de la isla, donde se encuentra el volcán en explosión, y más de 3.000 de ellas se alojan en más de 80 refugios gubernamentales.

Una imagen de satélite muestra la costa de Richmond Vale en la isla de San Vicente después de la erupción volcánica FOTO: MAXAR TECHNOLOGIES

Decenas de personas hicieron fila el martes para pedir agua o recuperar dinero enviado por amigos y familiares en el extranjero. Entre los que estaban de pie en una multitud se encontraba el agente de policía retirado Paul Smart.

“El volcán nos pilló con los pantalones bajados y es muy devastador”, reconoció. “No hay agua, hay mucho polvo en nuestra casa. Agradecemos a Dios que estamos vivos, pero necesitamos más ayuda en este momento”.

El primer ministro Ralph Gonsalves manifestó en una conferencia de prensa en la estación local NBC Radio que San Vicente necesitará cientos de millones de dólares para recuperarse de la erupción, pero no dio detalles.

Agregó que no se han reportado víctimas desde la primera gran explosión del volcán durante la madrugada del viernes.”Tenemos que intentar mantener ese registro”, reconoció. Gonsalves añadió que algunas personas se han negado a abandonar las comunidades más cercanas al volcán y las instaron a ser evacuadas.

Imagen de satélite que muestra la isla de San Vicente después de la erupción volcánica, San Vicente y las Granadinas AP

La caída de cenizas y los flujos piroclásticos han destruido cultivos y han contaminado depósitos de agua. Garth Saunders, ministro de la Autoridad de Agua y Alcantarillado de la isla, y señaló que algunas comunidades aún no han recibido agua.

“La costa de barlovento (este) es nuestro mayor desafío hoy”, apuntó durante la conferencia de prensa sobre los esfuerzos para desplegar camiones cisterna. “Lo que estamos proporcionando es una cantidad finita. Se acabará en algún momento”.

El primer ministro también informó de que las personas en algunos refugios necesitan comida y agua, y agradeció a las naciones vecinas por los envíos de artículos que incluyen catres, mascarillas respiratorias y botellas y tanques de agua. Además, el Banco Mundial ha desembolsado 20 millones de dólares al Gobierno de San Vicente como parte de un programa de financiación de catástrofes sin intereses.

Adam Billing, un agente de Policía retirado que vivía y se ocupaba de sus cultivos en un terreno cerca del volcán, aseveró que tenía más de 3 acres de plátanos, tannias, ñames y una variedad de frutas y estima que ha perdido más de 9.000 dólares en cultivos.

“Todo lo que (significa) sustento se ha ido. Todo”, reconoció Billing, quien fue evacuado. “Tenemos que mirar por los próximos meses, ya que no será una solución rápida por parte del Gobierno”.

El volcán, que había experimentado una erupción de nivel bajo desde diciembre, experimentó la primera de varias explosiones importantes el viernes por la mañana, y los vulcanólogos dicen que la actividad podría continuar durante semanas.

El martes por la mañana se registró otra explosión, que lanzó otra enorme columna de ceniza al aire. Curiosamente, se produjo en el aniversario de la erupción de 1979, la última producida por el volcán hasta el viernes por la mañana. Una erupción anterior en 1902 mató a unas 1.600 personas.

“Sigue siendo un volcán bastante peligroso”, explicó Richard Robertson, del Centro de Investigación Sísmica de la Universidad de las Indias Occidentales. “Todavía puede causar daños graves”.