“El plan de estímulo económico contra la pandemia fue la primera gran victoria de Biden”

Aaron Kall, experto político y director de debate en la Universidad de Michigan, analiza para LA RAZÓN los éxitos cosechados por el presidente en sus primeros 100 días

El presidente de EE UU, Joe Biden, durante una rueda de prensa en Pittsburgh, Pensilvania.
El presidente de EE UU, Joe Biden, durante una rueda de prensa en Pittsburgh, Pensilvania. FOTO: JONATHAN ERNST REUTERS

-¿Cuáles han sido los principales logros de Biden en sus primeros 100 días en el cargo y los principales contratiempos que se ha encontrado?

-La popularidad de Biden ha aumentado gracias a su gestión de la pandemia del coronavirus. Logró que el Congreso de EE UU aprobara el plan de estímulo económico para aliviar la devastación económica provocada por la Covid-19. Asimismo, la Administración inicialmente estableció como objetivo administrar 100 millones de vacunas contra el virus en los primeros 100 días y esa cifra ya se ha duplicado. Y es que más de 4.000 estadounidenses morían cada día de coronavirus cuando Biden asumió el cargo y ahora ese número se encuentra más cerca de los 700 diarios. Más del 40 por ciento de la población ya ha recibido al menos la primera dosis de la vacuna y la normalidad está volviendo a muchas partes del país. Además, el presidente ha firmado una serie de órdenes ejecutivas, entre las que se encuentra la reincorporación de Estados Unidos al Acuerdo Climático de París y a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Biden cuenta con un gabinete variado que en su mayoría ha sido aprobado por el Senado y hace poco publicó su primera lista de nominados judiciales. El aumento de la migración de niños a la frontera sur ha sido un punto débil que se refleja en su índice de aprobación. Algunos argumentan que el hecho de suavizar las políticas de la Administración Trump ha servido como un imán para esta mayor actividad. Por otro lado, la profunda polarización política existente tras la presidencia de Trump sigue estando vigente, y el discurso inaugural y otras acciones llevadas a cabo no han contribuido mucho a unificar al país.

-¿Cuánta libertad posee el presidente y los demócratas para reformar leyes importantes en el Congreso como la posesión de armas y los asuntos fronterizos?

-No cuentan con mucha libertad en absoluto, realmente están muy limitados. Los demócratas tienen márgenes de control muy estrechos en la Cámara de Representantes y el Senado. Cualquier acción en el Senado que no implique un consenso requiere 60 votos, y las probabilidades de que diez republicanos cambien de bando son extremadamente bajas. El presidente Biden puede llevar a cabo acciones limitadas relacionadas con la inmigración y el control de armas a través de órdenes ejecutivas, pero estas no tendrán un impacto importante y las Administraciones futuras pueden deshacerlas fácilmente.

-¿Cómo de activo ha estado Biden en sus primeros 100 días en el cargo en comparación con presidentes anteriores?

- La aprobación del plan de estímulo para hacer frente a la pandemia y reflotar la actividad económica supuso su primera gran victoria, ya que muchos otros presidentes no cosecharon éxitos tan pronto al comienzo de su mandato. Y eso que las cosas empezaron de forma más más lenta de lo normal por la segunda vuelta del Senado en Georgia y el cambio de poder allí. El segundo juicio político de Trump también adquirió mucho protagonismo y gran parte del panorama político durante las primeras semanas de la Administración Biden. Los candidatos judiciales y del gabinete podrían estar avanzando a un ritmo más rápido, pero el Senado se encuentra muy dividido y no hay margen de error. Al presidente le gustaría que la segunda parte de su agenda económica se aprobara en julio. Esto incluye miles de millones de dólares destinados a renovar las infraestructuras del país y a reducir los gastos de cuidado infantil para las familias pagados con aumentos de impuestos para los ricos e inversores. El destino de esta legislación podría determinar en los próximos meses el éxito y el legado de la presidencia de Biden.

-¿Cree que Estados Unidos surgirá como un aliado de confianza a nivel mundial después de la política aislacionista de Trump?

-Viendo el historial de 36 años del presidente Biden en el Senado y ocho como vicepresidente, creo que él posee mucha fe en sí mismo en las alianzas e instituciones. Obviamente durante la Administración Trump se produjo mucho daño y las buenas intenciones se perdieron en la escena internacional. Además, un porcentaje importante de la población estadounidense todavía mantiene tendencias aislacionistas. La reciente decisión de Biden de retirar las tropas estadounidenses de Afganistán antes del 11 de septiembre fue apoyada por casi el 80 por ciento del país, según encuestas de opinión recientes. Llevará un tiempo el recuperar esta confianza en el escenario mundial, pero el equipo de Biden en política exterior es muy respetado y cuenta con muy buen historial.