Peleas, nervios y largas colas para conseguir combustible en la gasolineras británicas

Aumentan las críticas a la gestión de Boris Johnson y piden que comparezca para dar explicaciones

Conductores hacen fila para repostar en una gasolinera en Londres
Conductores hacen fila para repostar en una gasolinera en Londres FOTO: Frank Augstein AP

La crisis del combustible en Reino Unido ha aumentado las escenas de tensión entre los conductores que aguardan largas colas en las gasolineras para conseguir combustible en medio de una escasez creciente. Esta martes se han registrado filas de coches esperando su turno en decenas de estaciones de servicio y en las redes sociales se ha publicado un nuevo video de dos hombres enzarzados en una pelea en una gasolinera de Shell, en Londres, provocada por el turno de espera.

¿Qué diablos estás haciendo?”, le dijo una mujer a uno de los hombres que se estaban enfrentando a puñetazo limpio. “Me robó el puesto”, respondió. En otra imagen se puede ver a un hombre con un cuchillo gritando a un conductor en una estación de servicio en Welling, al sureste de la capital. En el vídeo se ve cómo un coche choca contra el hombre que lleva el cuchillo.

También se han visto escenas de gran nerviosismo entre los conductores cuando llega un camión cisterna a una gasolinera. Algunas estaciones de servicio han establecido un límite de 30 libras de combustible por conductor. Sin embargo, el presidente de la patronal PRA, Brian Madderson, dijo esta medida de racionamiento conlleva el riesgo de que los usuarios se enfrenten al personal del servicio. “Tan pronto como un camión cisterna llega a una gasolinera, hay personas que informan en las redes sociales que ha llegado más combustible y acuden muchos otros como abejas a un bote de miel“, dijo Madderson al programa Today de BBC Radio 4.

En medio del caos y el pánico por comprar gasolina, Mike Granatt, exjefe de la secretaría de contingencias civiles de Reino Unido, pidió al primer ministro Boris Johnson que comparezca ante la opinión pública para tranquilizar a la población sobre la crisis del combustible, como hizo Tony Blair en el año 2000. “Se llama liderazgo. Y necesitamos líderes. Alguien tiene que ponerse de pie y decirle esto a la gente en lugar de esconderse”, se quejó. Tobias Ellwood, presidente del Comité de Defensa del Parlamento, ha dicho que el ejército debe movilizarse, no solo quedarse a la espera, para “recuperar la confianza pública” y detener la crisis del combustible.

El Gobierno ha dado otra visión de esta crisis. El ministro británico de Transporte, Grant Shapps, afirmó este martes que se ven las primeras “señales tentativas” de que la presión actual sobre las gasolineras está comenzando a aflojarse hacia la “estabilización”. En declaraciones emitidas por la BBC, Shapps aseguró que hay más combustible en las estaciones de servicio que en días anteriores pero reconoció que esto no tendrá un impacto inmediato a la hora de aliviar las largas filas de vehículos que esperan para llenar los depósitos ante los surtidores .

Shapps insistió en que “al igual que dijeron ayer representantes de la industria, cuanto antes podamos todos regresar a nuestros hábitos normales de compra, antes volverá esta situación a la normalidad”. El estado de inquietud vivido desde hace días motivó que el Gobierno británico ordenara anoche a los conductores de camiones cisterna del Ejército que estuvieran listos para intervenir en caso de requerirse su colaboración para llevar a cabo tanques de combustible a las gasolineras ante la escasez de conductores que sufre el Reino Unido.

Los chóferes militares, que serán formados de manera urgente, transportarán la gasolina allí “donde más se necesite y para dar mayores garantías de que el suministro de combustible sigue siendo robusto”, según indicó en un comunicado el Ejecutivo.

El vicepresidente del consejo de la BMA David Wrigley dijo este lunes a la emisora Times Radio que los trabajadores del sector “se suben hoy al coche nerviosos, mirando el contador de gasolina y preguntándose si tendrán suficiente para llevar a cabo un cabo su jornada laboral”. “No podemos estar esperando dos o tres horas en una fila para llenar el depósito cuando tenemos pacientes esperando, así que pedimos al Gobierno que adopte medidas hoy, que establezca un plan y nos diga qué está pasando”, alertó.

El Gobierno ha aprobado una prórroga en el periodo de expiración de las licencias de conductores de mercancías peligrosas -autorizados a transportar gasolina- que amplía hasta febrero de 2022 la validez de los permisos que caducaban de aquí a final de año.