La UE respalda la postura de Macron respecto a los no vacunados

El mandatario francés, al frente de la presidencia de turno de la UE, aboga por dialogar con Vladimir Putin

El presidente Emmanuel Macron y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ayer en París
El presidente Emmanuel Macron y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ayer en París FOTO: Michel Euler / POOL EFE

La foto de este viernes fue la metáfora de un apoyo total: Emmanuel Macron y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, subiendo juntos las escaleras del Panteón de París en plena lluvia.

Es la reunión diplomática que recibió a los 27 comisarios europeos para dar un espaldarazo a la presidencia francesa de la Unión Europea, que se extenderá por los próximos seis meses y que coincidirá con las elecciones presidenciales de Francia en el mes de abril.

¿El primer tema de la lista? Ucrania. Recordemos que tanto la Unión Europea como Estados Unidos temen que Rusia despliegue una invasión a gran escala contra Ucrania, luego de que Moscú enviara unos cien mil soldados rusos a la frontera. Europa desea a toda costa que la solución sea diplomática y que Bruselas sirva como intermediario.

“Europa debe proponer su visión de las cosas para avanzar [...] Cualquiera que sea la solución para Ucrania, debe pasar por Europa”, estimó Ursula von der Leyen.

Por ahora, un llamado a la OTAN está oficialmente descartado. Muchos se preguntan si la Comisión Europea está desaprovechando la oportunidad de plantear el tema ucraniano a los cancilleres de la alianza militar, quienes se reunieron también este viernes, nada menos que en Bruselas.

Por su parte, Macron abogó por un diálogo «franco, exigente y coordinado» entre Bruselas y Moscú.

«Nuestra vecindad es escenario de tensiones importantes como ilustra la presión militar de Rusia sobre Ucrania y sus intimidaciones a Moldavia», dijo von der Leyen, quien destacó también la «preocupación» por la evolución de la pandemia y mostró sintonía con Macron al señalar la responsabilidad de los no vacunados.

Y es que Ucrania no fue el único tema en el que Rusia fue protagonista durante la reunión franco-europea. Kazajistán, ex república soviética apoyada por Moscú, también fue motivo de preocupación, luego de varios días de fuertes protestas de calle por el alto costo del combustible.

Las palabras del presidente kazajo, Kasim-Yomart Tokayev, no dejan lugar a duda: “He dado la orden de que disparen a matar sin avisar. Quien no se rinda, será destruido”. La Unión Europea busca frenar la violencia en la región, dirigiéndose a Vladimir Putin, quien ya ha enviado unos 2.500 soldados a Kazajistán para reprimir – aún más– las protestas populares.

Pero en lo que concierne a la Unión Europea misma, los objetivos principales están bien definidos en la agenda de Macron: reforzar las fronteras exteriores de la Unión Europea a través de una reforma del espacio Schengen. Francia propone desde ya la creación de una dirección política del control fronterizo y un mecanismo de apoyo de emergencia en caso de crisis.

A nivel económico y social, el gran proyecto es proponer un salario mínimo europeo, aunque las diferencias entre países sean considerables. ¿Cómo logrará Macron que Luxemburgo, con su salario de 2.200 euros al mes, se equilibre con Bulgaria donde el sueldo mínimo es de 323 euros? Buena pregunta.

Quizás la respuesta esté en la próxima cita europea: la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de los veintisiete países del bloque sobre “el nuevo modelo europeo de crecimiento e inversión”, que se celebrará los días 10 y 11 de marzo en Francia.

“Joder” sin arrepentimientos

Emmanuel Macron no podía dejar de abordar el tema que ha puesto los pelos de punta en toda Francia: su polémica promesa de “joder” a los no vacunados contra la COVID-19. Y lo asume sin tapujos, reforzando desde principios de año la exigencia del certificado de vacunación para casi cualquier actividad en Francia.

“Nos pueden conmover formas de expresión que parezcan familiares y que asumo plenamente”, dijo el presidente francés. “A mí me conmueve la situación en la que nos encontramos, la verdadera fractura del país está ahí, cuando algunos hacen de su libertad una consigna, que finalmente se convierte en una irresponsabilidad”.