El Parlamento galo aprueba el pasaporte covid en toda Francia

Tres días con sus noches han hecho falta para que la Asamblea Nacional diera su respaldo esta madrugada al proyecto de ley para imponer el pasaporte de vacunación en Francia

El presidente de Francia, Emmanuel Macron
El presidente de Francia, Emmanuel Macron FOTO: POOL REUTERS

El Parlamento de Francia aprobó el jueves los planes del presidente Emmanuel Macron de aprobar una vacuna para ayudar a frenar la propagación de la variante ómicron, tras un tumultuoso debate azuzado por los comentarios de Macron de que quería “cabrear” a los no vacunados.

Macron declaró al periódico “Le Parisien” a principios de esta semana que quería complicar la vida a los que se negaran a recibir la vacuna COVID-19, sacándolos de los lugares públicos para que acabaran siendo pinchados.

El lenguaje soez de Macron, a apenas tres meses de las elecciones presidenciales, se consideró en general como una expresión políticamente calculada, que aprovecha la creciente frustración de la población contra los no vacunados.

Más del 90% de los mayores de 12 años han recibido al menos dos dosis, según datos del Gobierno. El ministro de Sanidad, Olivier Veran, indicó que un número récord de personas desde el 1 de octubre recibió la primera vacuna el miércoles después de que se publicaran los comentarios de Macron.

Los legisladores de la cámara baja aprobaron el proyecto de ley que incluye el pasaporte de la vacuna poco después de las 5 de la mañana, tras una sesión que duró toda la noche, por un margen de 214 a 93. Muchos de los que votaron en contra del proyecto eran de extrema derecha o de izquierda.

La legislación pasará al Senado antes de una votación final en la Asamblea Nacional.

Desde hace varios meses, los ciudadanos franceses tienen que mostrar una prueba de vacunación o un test COVID-19 negativo para entrar en lugares como cines y cafés y utilizar los trenes. Pero ante el aumento de las infecciones de las variantes delta y ómicron, el Gobierno ha decidido suprimir la opción de la prueba en el nuevo proyecto de ley.

Las normas de aprobación de la vacuna se aplicarán a los mayores de 16 años y no a los mayores de 12, como pretendía el Gobierno inicialmente.

Los países europeos han estado debatiendo sobre la conveniencia de coaccionar a los ciudadanos para que se vacunen mediante mandatos. El miércoles, Italia estableció la obligatoriedad de la vacuna COVID-19 para las personas a partir de los 50 años, y los profesores y trabajadores de la sanidad pública ya estaban obligados a vacunarse.

El primer ministro, Jean Castex, aseguró que los países que han avanzado hacia la vacunación obligatoria, como Italia y Austria, tienen tasas de vacunación más bajas que las de Francia.

Castex también dijo que Francia estaba preparada para avanzar hacia una cuarta vacuna contra la COVID-19 cuando fuera el momento adecuado.

El miércoles, Francia registró un récord de más de 332.000 nuevos casos de COVID-19 en las últimas 24 horas, y otras 246 muertes por COVID en los hospitales, ya que el país.