Biden irrita a Kiev al sugerir que la intervención rusa podría ser “menor”

El presidente de EE UU asegura que Moscú invadirá a su vecino y amenaza al Kremlin: “Pagará un precio alto y caro”

Coincidiendo con el aniversario de su primer año de mandato, Joe Biden ofreció una rueda de prensa de casi dos horas de duración, sembrando el caos con algunos titulares ambiguos. El presidente de EE UU generó mucha confusión al sugerir que una «incursión menor» de Rusia en Ucrania podría ser posible, a diferencia de una invasión a gran escala, y no provocar con ello una respuesta severa ni de Washington ni de sus aliados europeos.

Pero la Casa Blanca rectificaba enseguida las palabras del demócrata, intentado aclarar su comentario con el envío de un comunicado oficial. «El presidente Biden ha sido claro con el presidente ruso: si alguna fuerza militar rusa cruza la frontera con Ucrania, eso es una invasión renovada, y se encontrará con una respuesta rápida, severa y unida de Estados Unidos y nuestros aliados», alertó Jen Psaki, la secretaria de prensa de la Casa Blanca. «Esos actos de agresión rusa serán recibidos con una respuesta decisiva, recíproca y unida», añadió.

Pero lo cierto es que las palabras de Biden pusieron nerviosos a su aliados, dejando en evidencia las discrepancias internas entre ellos a la hora de tomar una decisión conjunta contundente sobre la creciente tensión entre Rusia y Ucrania. Por esa misma razón, el presidente de EE UU señaló que «es muy importante que mantengamos a todos en la OTAN en la misma página», admitiendo esas «diferencias en la OTAN en cuanto a lo que los países están dispuestos a hacer, dependiendo de lo que suceda, el grado al que puedan llegar», aclaró Biden.

La advertencia de EE UU a Vladímir Putin fue clara: «Pagará un alto precio y caro» si envía tropas a la frontera con Ucrania, recalcó el presidente Biden, «y creo que se arrepentirá de haberlo hecho», agregó. Pero, a la vez, el líder estadounidense dio a entender que ni la vía diplomática ni las amenazas de sanciones emitidas contra Rusia parecían detener a Putin ante una inminente invasión rusa de Ucrania.

Las palabras del presidente también parecieron contradecir las teorías de sus propios asesores, que hace unos días aseguraron que no habría distinción entre una pequeña incursión en Ucrania y un ataque completo contra el país. «Una invasión es una invasión», recalcaron fuentes de su Administración. Además, funcionarios del Pentágono creen que tal invasión rusa estaría destinada a dividir y desestabilizar a Ucrania, extendiendo el control de Moscú en las regiones orientales del país. «¿Creo que pondrá a prueba a Occidente, a EE UU y a la OTAN, tan significativamente como pueda?. Sí, creo que lo hará», confesó Biden desde la Sala Este de la Casa Blanca y ante un centenar de medios de comunicación.