El ataque aéreo a una prisión en Yemen ha causado más de 100 muertos y heridos

La cruenta guerra en el país árabe más pobre se recreduce con una ola de ataques contra civiles

Los daños causados por un ataque aéreo a un centro de detención temporal se ven en Saada, Yemen
Los daños causados por un ataque aéreo a un centro de detención temporal se ven en Saada, Yemen FOTO: REUTERS TV via REUTERS

Un ataque aéreo liderado por Arabia Saudí contra una prisión gestionada por los rebeldes hutí de Yemen mató e hirió a más de 100 detenidos el viernes, informaron los equipos de rescate. El bombardeo fue parte de una ofensiva aérea contundente que horas antes vio cómo otro ataque aéreo sacaba de internet al país más pobre del mundo árabe.

Un ataque en la ciudad portuaria de Hodeida, confirmado posteriormente por fotos satelitales analizadas por The Associated Press, alcanzó un centro de telecomunicaciones allí, que es clave para la conexión de Yemen a internet. Los ataques aéreos también golpearon cerca de Saná, la capital de Yemen en poder de los rebeldes hutí, respaldados por Irán desde finales de 2014.

Map locates two Saudi airstrikes in Yemen. One striking a prison in the northwest city of Saada and the other in the western port city of Hodeidah, where a telecommunications hub was struck, crippling the country’s internet access
Map locates two Saudi airstrikes in Yemen. One striking a prison in the northwest city of Saada and the other in the western port city of Hodeidah, where a telecommunications hub was struck, crippling the country’s internet access FOTO: Phil Holm AP

La intensa campaña se produce después de que los hutíes reivindicaran un ataque con drones y misiles que impactó dentro de la capital de Emiratos Árabes Unidos a principios de semana.

Basheer Omar, un portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja en Yemen, dio la cifra de víctimas a la AP. Dijo que los rescatistas continuaban recorriendo el la prisión en la ciudad norteña de Saada, también controlada por los hutíes.

“Por desgracia, es probable que el número de víctimas aumente”, indicó Omar. La Cruz Roja ha trasladado a algunos de los heridos a otras instalaciones, añadió. No hubo un desglose de cuántos murieron y cuántos resultaron heridos.

 Una persona se encuentra junto a los cuerpos tendidos en el suelo después de que un ataque aéreo golpeara un centro de detención temporal en Saada
Una persona se encuentra junto a los cuerpos tendidos en el suelo después de que un ataque aéreo golpeara un centro de detención temporal en Saada FOTO: REUTERS TV via REUTERS

Médicos Sin Fronteras, en una declaración separada, cifró el número de heridos en “alrededor de 200″ personas.

“Por lo que he oído de mi colega en Saada, hay muchos cuerpos todavía en el lugar del ataque aéreo, muchos desaparecidos”, aseveró Ahmed Mahat, jefe de la misión de la organización en Yemen. Es imposible saber cuántas personas han muerto. Parece que ha sido un acto de violencia horrible”.

La organización Save the Children explicó que más de 60 personas murieron en Saada, al describir la prisión donde se encontraban los inmigrantes detenidos.

“El primer informe sobre las víctimas de Saada es espeluznante”, aseguró Gillian Moyes, directora de Save the Children en Yemen. Los migrantes que buscan una vida mejor para ellos y sus familias, los civiles yemeníes heridos por docenas, es una imagen que nunca esperábamos ver en Yemen”.

La coalición liderada por Arabia Saudí que lucha contra los hutíes no reconoció inmediatamente el ataque en Saada.

Ataque a la conexión a internet

En cuanto al ataque aéreo en Hodeida que aparentemente dejó a Yemen totalmente fuera de servicio, NetBlocks dijo que la interrupción de Internet comenzó alrededor de la 1 de la madrugada local y afectó a TeleYemen, el monopolio estatal que controla el acceso a internet en el país. TeleYemen está ahora en manos de los hutíes, que mantienen la capital de Yemen, Saná, desde finales de 2014.

Yemen se enfrenta a “un colapso a escala nacional de la conectividad a Internet” tras un ataque aéreo contra un edificio de telecomunicaciones, según NetBlocks.

El Centro de Análisis de Datos Aplicados de Internet, con sede en San Diego, y la empresa de Internet CloudFlare, con sede en San Francisco, también señalaron un corte a escala nacional que afectaba a Yemen desde aproximadamente la misma hora.

Más de 12 horas después, Internet seguía sin funcionar. El Consejo Noruego para los Refugiados denunció el ataque como “un ataque flagrante a la infraestructura civil que también afectará a la entrega de nuestra ayuda”.

El canal de noticias por satélite Al-Masirah, de los hutíes, informó que el ataque al edificio de telecomunicaciones había causado muertos y heridos. El canal de noticias por satélite Al-Masirah dijo que el ataque contra el edificio de telecomunicaciones había matado y herido a varias personas, y difundió imágenes caóticas de personas que buscaban un cadáver entre los escombros mientras se oían disparos. Los socorristas asistían a los supervivientes ensangrentados.

Save the Children aseveró que el ataque aéreo en Hodeida mató al menos a tres niños que jugaban en un campo de fútbol.

Las fotos de satélite analizadas por la AP se corresponden con las fotos compartidas en las redes sociales del edificio de telecomunicaciones arrasado por el ataque aéreo.

La coalición liderada por Arabia Saudí que lucha contra los rebeldes hutíes reconoció haber llevado a cabo “ataques aéreos precisos para destruir las capacidades de las milicias” alrededor del puerto de Hodeida. No reconoció inmediatamente haber atacado un objetivo de telecomunicaciones, como describió NetBlocks, sino que calificó a Hodeida de centro de piratería y de contrabando de armas iraníes para respaldar a los hutíes. Irán ha negado estar armando a los Houthis, aunque los expertos de la ONU, los analistas independientes y las naciones occidentales señalan las pruebas que demuestran el vínculo de Teherán con las armas.

Cables submarinos
Cables submarinos FOTO: T. Nieto

El cable submarino FALCON lleva Internet a Yemen a través del puerto de Hodeida, en el Mar Rojo, para TeleYemen. El cable FALCON también tiene otra conexión en el puerto de Ghaydah, en el extremo oriental de Yemen, pero la mayor parte de la población del país vive en el oeste, a lo largo del Mar Rojo.

Un corte en el cable FALCON en 2020 causado por el ancla de un barco también provocó cortes generalizados de Internet en Yemen. Los cables terrestres a Arabia Saudí se han cortado desde el comienzo de la guerra civil de Yemen, mientras que las conexiones a otros dos cables submarinos aún no se han realizado en medio del conflicto, según dijo anteriormente TeleYemen.

Siete años de conflicto

La coalición liderada por Arabia Saudí entró en la guerra civil de Yemen en 2015 para intentar devolver al poder al empobrecido gobierno del país, reconocido internacionalmente y derrocado por loshutíes el año anterior. La guerra se ha convertido en la peor crisis humanitaria del mundo, con críticas internacionales a los ataques aéreos saudíes que han matado a cientos de civiles y han atacado las infraestructuras del país. Los hutíes, por su parte, han utilizado niños soldados y han colocado indiscriminadamente minas terrestres en todo el país.

La guerra ha matado a unas 130.000 personas, entre ellas más de 13.000 civiles asesinados en ataques selectivos, según el Proyecto de Localización y Evolución de Conflictos Armados.

La guerra llegó a Emiratos Árabes Unidos, aliado de Arabia Saudí, el lunes, cuando los hutíes reivindicaron un ataque con drones y misiles contra Abu Dhabi, en el que murieron tres personas y otras seis resultaron heridas. Aunque Emiratos Árabes Unidos ha retirado en gran medida sus fuerzas del conflicto, sigue muy implicado en la guerra y apoya a las milicias locales sobre el terreno en Yemen.

El jueves, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, manifestó que estaba alarmado por los continuos ataques aéreos en Saná, Hodeida y otras localidades de Yemen, así como por los bombardeos separados. El enviado especial del organismo a Yemen, Hans Grundberg, finalizó el jueves una visita a Riad que tenía como objetivo discutir el aumento de las hostilidades con funcionarios saudíes y del gobierno yemení en el exilio.