La última amenaza de Lavrov sobre las armas de largo alcance enviadas por los países de la OTAN a Ucrania

El jefe de la diplomacia rusa no pudo volar desde Moscú a Serbia porque tres países europeos vetaron el vuelo en su espacio aéreo

El ministro de Exteriores ruso Sergei Lavrov
El ministro de Exteriores ruso Sergei Lavrov AP

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha cargado duramente contra los países de la OTAN que han anunciado el envío de armas de largo alcance a Ucrania. La advertencia se produce unas horas después de que el gobierno de Reino Unido haya anunciado que procederá al primer envío de un sistema de lanzacohetes múltiples con un alcance de 80 kilómetros, muy por encima de la artillería que posee Kyiv.

Lavrov, muy enfadado después de ser víctima del veto de tres países para impedir que su avión volara hasta Serbia, ha dicho que “cuanto mayor sea el alcance de las armas enviadas a Ucrania por Occidente, más alejaremos a los neonazis de esa línea de la que pueden provenir amenazas para los rusoparlantes y la Federación Rusa”.

En los últimos días, Estados Unidos ha aprobado el envío de sistemas de lanzacohetes de largo alcance. Reino Unido le ha seguido los pasos y ha desvelado este lunes que militares ucranianos recibirán entrenamiento durante las próximas semanas en territorio británico para aprender a utilizar estos sistemas, al tiempo que ha incidido en que junto a estos sistemas serán entregados las correspondientes municiones M31A1 para su utilización.

El avión de Lavrov, vetado

Lavrov ha comparecido visiblemente enfadado después de que su avión a Serbia haya sido vetado. El ministro ruso ha tildado de “intolerable” la decisión de Macedonia del Norte, Montenegro y Bulgaria de no dar permiso al avión en el que viajaba para poder llegar a Serbia, donde tenía previsto realizar una visita oficial. “Hay muchas preguntas sobre la reacción a las decisiones sin precedentes adoptadas por algunos miembros de la OTAN, que impidieron la visita del ministro de Exteriores ruso a Serbia”, ha dicho el propio Lavrov, que ha descrito lo sucedido como “inconcebible”.

Serbia es candidata al ingreso en la Unión Europea, pero es el único país europeo que no se ha sumado a las sanciones contra Rusia, su tradicional aliado. La visita de Lavrov al país balcánico iba a realizarse pocos días antes de la del canciller federal alemán, Olaf Scholz.

“Un Estado soberano se ha visto privado de su derecho a llevar a cabo su política exterior. Las actividades internacionales de Serbia en dirección a Rusia han sido bloqueadas, al menos por el momento”, ha denunciado el ministro ruso, según ha informado la agencia de noticias Interfax.

El Gobierno de Bulgaria ha confirmado este lunes que cerró su espacio aéreo al avión que trasladaba a Lavrov en relación con el régimen de sanciones fiscales por la Unión Europea (UE) contra Moscú por la invasión de Ucrania, desencadenada el 24 de febrero, según la agencia búlgara de noticias BTA.

Lavrov tenía previsto visitar Serbia los días 6 y 7 de junio, pero el presidente serbio, Aleksandar Vucic, reconoció que “la situación se está complicando”. Durante la jornada del domingo, la primera ministra serbia, Ana Brnabic, reconoció la problemática. “Es increíble que la situación en Europa y el mundo sea tal que el presidente de un país deba afrontar tales cosas como la organización logística de un viaje de un ministro de Asuntos Exteriores de otro país y que depende de eso si viene o no”, argumentó Brnabic en declaraciones a la televisión serbia.