Varios F-16 de Grecia bloquean a un caza turco durante una misión de la OTAN

Ankara presenta una queja formal ante la alianza atlántica por lo que considera una operación de acoso y hostigamiento sobre su Fuerza Aérea

Un caza griego durante una maniobra militar en el Mediterráneo
Un caza griego durante una maniobra militar en el Mediterráneo FOTO: Greek National Defense Ministry EFE

Turquía y Grecia son dos viejos vecinos que no se soportan y que están condenados a seguir viviendo juntos de por vida. En los últimos años, los roces diplomáticos e incluso militares entre ambos países han crecido debido a diferencias territoriales. Por ejemplo, Ankara denuncia como “amenaza dirigida contra Turquía” el establecimiento de bases militares estadounidenses en el noreste de Grecia, pese a que ambas naciones son miembros de la OTAN.

El último conflicto se ha producido esta semana después de que aviones de combate griegos presuntamente hostigaran a aviones de combate turcos que realizaban una “misión importante” para la OTAN, según ha informado la agencia de noticias oficial turca.

La Agencia Anadolu dijo que los F-16 pertenecientes a Grecia acosaron a los pilotos turcos que volaban el mismo modelo al colocar el caza de Turquía bajo bloqueo de radar durante la misión de la OTAN sobre el Mediterráneo oriental. Ankara “dio la respuesta necesaria” y obligó a los aviones a abandonar la zona, informó Anadolu, sin dar más detalles.

De momento, el Ministerio de Defensa de Turquía ha notificado a los funcionarios de la OTAN el presunto acoso y ha convocado al oficial militar griego en Ankara, acusando a Grecia de poner en peligro una misión de la OTAN.

Cinco aviones turcos con un B-52 de EEUU

Grecia rechazó la versión turca de los hechos. El Ministerio de Defensa dijo que cinco aviones turcos aparecieron sin notificación previa para acompañar un vuelo de bombarderos B-52 de EEUU, que no debían tener una escolta de combate, a través de un área sujeta al control de vuelo griego.

Atenas también explicó que cuatro aviones griegos fueron expulsados por los aviones de combate turcos, y agregó que informó a la OTAN y a las autoridades estadounidenses sobre el incidente. Grecia también acusó a Turquía de 78 violaciones del espacio aéreo griego el martes con 23 aviones, 15 de los cuales estaban armados.

Aunque ambos miembros de la OTAN, Turquía y Grecia tienen disputas de décadas sobre una variedad de temas, incluidos reclamos territoriales en el Mar Egeo y peleas sobre el espacio aéreo allí. Las disputas los han llevado al borde de la guerra tres veces en el último medio siglo.

Las tensiones estallaron en 2020 por los derechos de perforación exploratoria en áreas del mar Mediterráneo donde Grecia y Chipre reclaman zonas económicas exclusivas, lo que llevó a un enfrentamiento naval.

Turquía ha acusado a Grecia de violar acuerdos internacionales al militarizar islas en el mar Egeo. Atenas dice que necesita defender las islas, muchas de las cuales se encuentran cerca de la costa de Turquía, contra un posible ataque de la gran flota de lanchas de desembarco militar de Turquía.

¿Puede haber una guerra entre Grecia y Turquía?

Por primera vez, Turquía está cuestionando abiertamente la soberanía griega sobre las islas y está realizando ejercicios de desembarco militar, sostienen desde Grecia, pero es improbable -dicen los expertos- que ambos países se enfrenten militarmente al ser ambos países miembros de la OTAN.

El ex viceministro de Defensa Nacional y General, Alkiviadis Stefanis, ha dicho que “recientemente estamos viendo una postura agresiva de Turquía que no hemos visto en los últimos años. Pero también forma parte de una nueva guerra, la llamada guerra híbrida”

Turquía y Grecia llevan décadas protagonizando roces por el dominio militar en aguas del Egeo, pero en los últimos años se enfrentan además por la delimitación de las zonas económicas exclusivas en el Mediterráneo oriental, donde se exploran yacimientos de gas natural. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo que Turquía no renunciará a sus derechos en el Mediterráneo Oriental, y habló de la existencia de “ladrones” que quieren quitarle a su país “lo que le pertenece” en la zona.

Además, Erdogan ha amenazado con “graves consecuencias” si Grecia no desmilitariza sus islas en el Egeo oriental, que se encuentran frente a las costa turcas, y el ministro de Exteriores Mevlüt Çavusoglu, llegó incluso a señalar que si Atenas no actúa al respecto “se cuestionará la soberanía griega” sobre estas islas.

Qué islas están en disputa

El conflicto abarca 18 islas y numerosos islotes en el oeste y suroeste del mar Egeo, que distan entre 2 y 100 kilómetros de las costas turcas, entre ellas Lesbos, Quíos, Samos, Icaria en el norte y Cos, Leros, Rodas y el resto del Dodecaneso más al sur, así como la pequeña Kastelórizo en la costa mediterránea frente a la ciudad turca de Kas.

Ankara asegura que estas islas deben permanecer desmilitarizadas acorde al tratado de Lausana de 1923 y al de París de 1947, y que Grecia vulnera estos acuerdos al trasladar soldados a las islas, disponer puertos para la marina, helipuertos, radares militares y cuarteles dotados de artillería .

Atenas no niega ni confirma su actividad militar en estas islas, pero rechaza toda interferencia de Turquía y defiende su derecho a tomar las medidas que vea necesarias para defender su territorio frente a lo que califica de deseos expansionistas de Turquía.

¿Qué dicen realmente los tratados?

El Tratado de Lausana de 1923, que fundamenta el reconocimiento internacional de Turquía y sus fronteras, restringe la presencia militar griega en Lesbos, Quíos, Samos e Icaria: no deben albergar bases navales ni “fortificaciones”, el número de soldados en estas islas no debe exceder el contingente que pueda reclutarse para el servicio militar en la propia población isleña, y las fuerzas policiales y de gendarmería deben limitarse a la misma proporción que en el resto del territorio griego.

Es decir, una presencia militar limitada se permite, y por ahora no hay datos concretos si Atenas ha vulnerado estas normas o no.

El Tratado de París de 1947, que se aplica a 14 islas del Dodecaneso, entre ellas Rodas, y los islotes adyacentes a ellas, solo indica que deben “permanecer desmilitarizadas”, sin más detalles. Algunos expertos opinan que la “desmilitarización” debe interpretarse como equivalente a la prevista por el tratado de Lausana.

Atenas, por su parte, suele aducir que el tratado de París fue concluido entre Italia, que entonces tenía la soberanía del Dodecaneso, por una parte, y los países ganadores de la II Guerra Mundial, entre ellos Grecia, por otra, sin participación de Turquía. Por lo tanto, argumenta, solo Italia podría constituirse en parte agraviada.

¿Revisionismo turco?

Turquía reconoce oficialmente la soberanía de Grecia sobre las islas del Egeo, aunque disputa a veces la de 152 islotes y arrecifes que no aparecen mencionados en los tratados y cuya condición de “adyacentes” a otras islas es discutible. Sin embargo, numerosos líderes nacionalistas turcos, incluido Erdogan, han descrito la pérdida de soberanía sobre el Egeo como una injusticia histórica.