MENÚ
martes 23 julio 2019
04:03
Actualizado

Alabama ordena la "castración química" para abusadores de niños

Los detractores de la medida consideran que puede ser inconstitucional

  • El medicamento bloquea la producción de testosterona para disminuir el deseo sexual
    El medicamento bloquea la producción de testosterona para disminuir el deseo sexual

Tiempo de lectura 2 min.

16 de junio de 2019. 16:06h

Comentada
16/6/2019

ETIQUETAS

El estado de Alabama ha aprobado la castración química para algunos delincuentes sexuales que abusan de niños pequeños mientras estén en libertad condicional. Una ley que ha generado inquietudes legales y parece que rara vez se utiliza en los estados que ya lo permiten.

El procedimiento utiliza medicamentos que bloquean la producción de testosterona para disminuir el deseo sexual. La ley de Alabama dice que los delincuentes sexuales cuyos delitos involucraron a niños de entre 7 y 13 años deben recibir el medicamento antes de salir de la cárcel en libertad condicional, ya que este estado no permite la libertad condicional por delitos sexuales relacionados con niños menores de 6 años.

Randall Marshall, director ejecutivo de la American Civil Liberties Union de Alabama, ha denunciado que la medicación forzada puede ser inconstitucional, mientras que Dillon Nettles, un analista de políticas de la ACLU de Alabama, ha dicho que este tipo de leyes se remontan a un "momento oscuro" en la historia. "Presenta problemas serios, que involucran tratamientos médicos involuntarios, consentimiento informado, privacidad y castigos crueles e inusuales", ha asegurado Nettles.

Mientras tanto, el promotor del proyecto de ley, el republicano Steve Hurst de Munford, se ha preguntado sobre la medida: "¿Cómo demonios puede ser más cruel e inhumano que violar a un niño?. Hurst ha explicado que espera que la medicina proteja a los niños.

En Estados Unidos, al menos siete estados tienen leyes que autorizan la castración química de alguna forma, aunque su efectividad varia.

El tratamiento hormonal puede ser útil para un subgrupo de delincuentes cuyos delitos son motivados por la atracción sexual hacia los niños y desean reducir esos impulsos, ha dicho el doctor Frederick Berlin, que trata a pacientes con trastornos sexuales en el Hospital Johns Hopkins y en una clínica independiente. Sin embargo, le preocupa un enfoque general de la justicia penal sin evaluar la idoneidad de cada caso.

"Hablando ahora como médico, creo que es absolutamente inapropiado usar un tratamiento médico como sanción penal", ha dicho Berlin.

Últimas noticias