Opinión. El juego de Maduro

Esta reunión podría convertirse en un mensaje a los norteamericanos haciéndoles ver que ambos países son capaces de burlar las sanciones, por un lado, y de vivir con ellas