MENÚ
miércoles 21 agosto 2019
01:27
Actualizado

El Papa acusa a Maduro de no cumplir su palabra

Francisco reprocha al líder chavista su falta de voluntad para dialogar con la oposición

  • Nicolás Maduro en unos ejercicios militares
    Nicolás Maduro en unos ejercicios militares /

    Reuters

Roma.

Tiempo de lectura 4 min.

13 de febrero de 2019. 16:11h

Comentada
larazon.es.  Roma. 13/2/2019

El Papa recordó al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que ya en el pasado “lo que se acordó en las reuniones no fue seguido por acciones concretas”, según la carta de respuesta a la petición de mediación por parte del mandatario y que publica hoy solo en una mínima parte el diario “Corriere della Sera”. El diario milanés, junto al texto firmado por Massimo Franco, publica una foto de una parte de la carta. Según el artículo, Francisco recuerda los repetidos intentos solicitados por Maduro y realizados por la Santa Sede en los últimos años para “tratar de encontrar una salida a la crisis venezolana”. “Desafortunadamente, todos fueron interrumpidos porque lo que se había acordado en las reuniones no fue seguido por gestos concretos” para llevarlo a cabo.

La carta está dirigida al Excelentísimo señor Nicolás Maduro Moros, Caracas, no al “presidente”, con la fecha del 7 de febrero de 2019. Tiene dos folios y medio de extensión, y lleva la firma de “Francisco”. Ésta es la respuesta del Papa a la décima solicitud de mediación recibida unos días antes, siempre por escrito, por parte del líder chavista. Y aclara lo que quiso decir el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Piero Parolin, cuando el 8 de febrero habló de la “neutralidad positiva” de la Santa Sede con respecto a una guerra civil que no era demasiado intensa.

Aunque en tono diplomático, Francisco recuerda los repetidos intentos realizados por la Santa Sede en los últimos años “para tratar de encontrar una salida a la crisis venezolana”, escribe. “Desafortunadamente, todos fueron interrumpidos porque lo que se había acordado en las reuniones no fue seguido por gestos concretos para implementar los acuerdos”, añade el Pontífice. “Y las palabras parecían deslegitimar las buenas intenciones que se habían escrito”. El significado es claro. Maduro buscó el diálogo, también usó la pantalla del Vaticano y luego desatendió los compromisos adquiridos, según Massimo Franco.

No obstante, después, Bergoglio afirma haber estado siempre a favor de una mediación. “Sin embargo, no se trata de un diálogo”, señala, “sino de lo que ocurre cuando las diferentes partes en conflicto ponen el bien común por encima de cualquier otro interés y trabajan por la unidad y la paz”. Francisco destaca el papel desempeñado por la Santa Sede y los obispos de Venezuela “como garante y a solicitud de los partidos”, en una fase que comenzó a fines de 2016. Fue un esfuerzo por superar la aguda crisis por la que atravesaba el país “de manera pacífica e institucional”, a través de la negociación entre el Gobierno de Maduro y la Mesa de Unidad Democrática (MUD); y con una serie de condiciones que debían cumplirse, recogidas en una carta del cardenal Parolin de 1 de diciembre de 2016.

En esa carta , recuerda Francisco, “la Santa Sede indicó claramente cuáles eran las condiciones indispensables para que el diálogo se desarrolle de manera fructífera y efectiva”. Según el Papa, esas mismas premisas y “otras que se han agregado como resultado de la evolución de la situación”, son más necesarias que nunca. Unas palabras que el periodista interpreta como reflejo de la resistencia cada vez más abierta de la conferencia episcopal venezolana ante los métodos y amenazas del régimen.

Últimas noticias