Internacional

Scotland Yard investiga al Número 10 por el “Partygate”

En el radar de la Policía británica están las cuatro fiestas de Downing Street que violarían sus propias reglas

El mnistro de Sanidad británico, Sajid Javid, tras abandonar Downing Street
El mnistro de Sanidad británico, Sajid Javid, tras abandonar Downing Street FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

Boris Johnson se encuentra contra las cuerdas tras conocerse ahora los detalles de la fiesta organizada el 20 de mayo de 2020 en los jardines de Downing Street en pleno confinamiento. Pero el evento no es ni mucho menos el único que tuvo lugar durante las restricciones sociales por la covid-19.

Sue Gray, segunda secretaria permanente de la Oficina del Gabinete, está investigando diferentes fechas correspondientes al año 2020 como parte del ya bautizado como «Partygate», un escándalo por el que muchos ya están pidiendo la dimisión del líder «tory».

La prensa británica ya reveló una foto que correspondía al 15 de mayo de 2020 donde se mostraba al primer ministro y su esposa junto a diferentes trabajadores del Número 10 mientras hablaban animadamente con una botella de vino y una tabla de quesos. «Esas personas estaban en el trabajo hablando de trabajo», defendió entonces el jefe del Gobierno.

Por su parte, diferentes fuentes aseguraron a la BBC que el 13 de noviembre de ese mismo año, en otro confinamiento, miembros del personal de Downing Street asistieron a una reunión con Carrie Johnson en el piso que comparte con el primer ministro. Un portavoz negó que hubiera tenido lugar cualquier celebración.

Días más tardes, el 27 de noviembre, se llevó a cabo un evento de despedida para uno de los asesores del Número 10, Cleo Watson, donde, según testigos, la gente bebió y el propio Boris Johnson pronunció un discurso.

Asimismo, el ministerio de Educación confirmó recientemente que el 10 de diciembre –cuando existían restricciones por uno de los peores picos de la pandemia– tuvo lugar una reunión social en la oficina para agradecer al personal por su trabajo durante la crisis de la covid-19. Defienden que los trabajadores trajeron bebidas y bocadillos y que no se invitó a personas externas. El Partido Conservador también admitió que el 14 de diciembre de aquel año se llevó a cabo una «reunión no autorizada» en su sede en Westminster. La llevó a cabo el equipo del candidato a alcalde de Londres, Shaun Bailey, quien se vio forzado a dimitir luego como presidente del comité de policía y crimen de la Asamblea de Londres.

El 15 de diciembre, según relatan varias fuentes a los medios británicos, hubo también un concurso de trivial de Navidad para el personal Número 10. Una foto, publicada por el «Sunday Mirror», mostró a Johnson participando y sentado entre dos colegas, aunque el primer ministro británico niega haber actuado mal.

El Ministerio de Transporte se disculpó después de confirmar los informes de una fiesta en sus oficinas el 16 de diciembre calificándola de «inapropiada» y un «error de juicio» por parte del personal.

Por último, Downing Street negó originalmente un informe del «Daily Mirror» de que se había celebrado una fiesta dos días después, el 18 de diciembre. Sin embargo, un video obtenido por ITV News mostró a la entonces secretaria de Prensa del primer ministro, Allegra Stratton, bromeando sobre dicho evento en un simulacro de conferencia de prensa en la que era interrogada por funcionarios de modo jocoso: «Yo me fui a casa...», responde entre risas Stratton. Tuvo que dimitir.