Internacional

Ayuda humanitaria en Ucrania: los ucranianos se vuelcan con los más necesitados

Personas de Jersón entregan alimentos y demás productos en apoyo a las familias que peor lo están pasando

Un grupo de personas de Jersón se ha volcado con la ciudad de Olechki, a unos veinte kilómetros y que necesita ayuda humanitaria.
Un grupo de personas de Jersón se ha volcado con la ciudad de Olechki, a unos veinte kilómetros y que necesita ayuda humanitaria. FOTO: La Razón (Custom Credit)

Han pasado quince días desde que comenzara la invasión rusa en Ucrania, y hasta ahora, los bombardeos no han cesado, los territorios cada vez están más destruidos y el número de fallecidos se va incrementando. Las fuerzas ucranianas continúan resistiendo la ofensiva desde distintas direcciones, y mientras, varios miles de civiles han podido ser evacuados de otras ciudades, especialmente en el norte, gracias a los corredores humanitarios pactados entre las partes.

En lugares como Mariúpol, el principal puerto ucraniano a orilla del mar de Azov, se ha presenciado un asedio que mantiene a la población aislada y sin apenas suministros básicos. El ataque de ayer a un hospital materno infantil dejó hasta ahora tres muertos y varios heridos. La urbe está considerada como una conquista clave para los intereses militares de Rusia, en la medida en que le permitiría avanzar en sus esfuerzos de unir las zonas rebeldes del este de Ucrania con la península de Crimea.

Médicos Sin Fronteras (MSF), con presencia en la zona, admite que aún es pronto para saber si era un ataque “dirigido” específicamente contra el hospital o fue un daño colateral, aunque Kiev culpa directamente a las fuerzas rusas.

Mientras, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, señaló que aunque las imágenes habían aparecido en la televisión rusa “no han dicho ni una palabra de la verdad”. “A los rusos les han mentido, (les han dicho) que no había pacientes en el hospital”, ha continuado, advirtiendo de que “los propagandistas del Kremlin serán responsables de crímenes de guerra de Rusia”.

Las autoridades locales de Mariúpol denunciaron que más de mil personas han muerto como consecuencia del asedio y los combates, una cifra imposible de verificar. Asimismo, en los últimos días, ha habido varios intentos de establecer corredores humanitarios, aunque con varios contratiempos. El ministro de Exteriores ucraniano ha señalado que entre 300.000 y 400.000 personas seguirían siendo “rehenes” de las fuerzas rusas y sus aliados, ya sin suministros básicos ni comunicaciones.

Ayuda desplegada entre ucranianos

Mientras el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos cifra en 516 los fallecidos en todo el país, cientos de miles de personas están viéndose afectadas y las organizaciones piden ayuda no solo internacional, sino también dentro del país.

Un grupo de personas de Jersón se ha volcado con la ciudad de Olechki, a unos veinte kilómetros y que necesita ayuda humanitaria. Su único supermercado está prácticamente vacío después de las enormes colas que se producen para conseguir comida. “Hemos traído desde Jersón hasta aquí bastantes productos porque la gente está pasando hambre. Hemos reunido pan o pañales, entre varias cosas, para dárselo a las familias con las que hemos conseguido contactar”, dijo uno de los implicados a LA RAZÓN.

En el vídeo consultado, se pueden ver varios productos que son llevados para estas personas. Así, podrán evitar las enormes colas que se forman en el supermercado para conseguir apenas algún producto. “Son familias que hemos visto que están completamente pasando hambre y con pocos recursos”, asegura.

Situación de bloqueo de 200 menores

La Comisión Europea exigió este jueves a Rusia que se abstenga de realizar ataques que puedan herir o matar a menores de edad en la guerra iniciada por el presidente Vladimir Putin contra Ucrania.

“Recordamos a Rusia que incluso las guerras tienen normas y no son opcionales. Dejen de atacar a civiles y sus infraestructuras. Dejen de atacar escuelas y edificios para el cuidado de menores”, reclama Bruselas en un comunicado.

El Ejecutivo comunitario subraya que “los niños no deberían pagar esta guerra con sus vidas” e insta a Moscú a respetar el Derecho internacional y a salvaguardar los derechos universales de los menores de edad.