Internacional

Meloni abre una dura negociación con Berlusconi y Salvini para configurar su nuevo Gobierno

El equipo de la líder de Hermanos de Italia asegura que está en contacto permanente con Draghi para tranquilizar a Bruselas y a los mercados

La resaca electoral en Italia tras la aplastante victoria de Giorgia Meloni en las urnas inaugura un período de transición en el país transalpino donde los protagonistas se preparan para diseñar la hoja de ruta del próximo gobierno. En espera de ser convocada en el Palacio del Quirinal por el presidente de la República, Sergio Mattarella, la líder de Hermanos de Italia ha optado por mantener un perfil bajo mientras, rodeada de su círculo más estrecho, prepara una lista de ministros que evite un enfrentamiento con la UE sin defraudar a sus bases.

El amplio consenso electoral alcanzado por Hermanos de Italia frente a la Liga y Forza Italia, sus socios en la coalición conservadora, da manos libres a Meloni para la formación del Ejecutivo. Matteo Salvini y Silvio Berlusconi serán “protagonistas” en el futuro gobierno, como recordó el líder de la Liga tras reconocer los malos resultados de su formación, que obtuvo la mitad de los votos de hace cuatro años, pero será ella quien repartirá las cartas.

Complacer a sus socios no será fácil. Matteo Salvini hizo campaña electoral dando por descontado que volvería a ponerse al frente del Ministerio del Interior, después de su paso fugaz durante el gobierno de coalición con el Movimiento Cinco Estrellas entre 2018 y 2019. Un escaparate inmejorable para recuperar parte del consenso perdido, impulsando, una vez más, su política de mano dura contra la inmigración y puertos cerrados a las ONG de rescate en el Mediterráneo. Sin embargo, Il Capitano no contaba probablemente con que las urnas le darían la espalda.

El resultado electoral ha roto el equilibrio de poder de la coalición y obligará a rebajar las aspiraciones del líder de la Liga. Un “regalo” para Meloni, que podría vetar a Salvini y confiar la cartera de Interior a uno de los suyos. El gobierno “será excelente y compuesto en base al mérito y no por ningún otro razonamiento”, declaró Salvini a modo de advertencia. Pero las tensiones en la coalición por las negociaciones serán inevitables.

“El resultado de la Liga no representa un riesgo de inestabilidad para el gobierno, los problemas internos son problemas internos y no se trasladarán al gobierno”, defendió ayer el coordinador nacional de Forza Italia, Antonio Tajani, cuyo nombre suena como ‘ministrable’ para ocupar un puesto de alto perfil gracias a su amplia experiencia internacional, que incluye la presidencia del Parlamento Europeo. A pesar de estar en el ocaso de su carrera política, el partido de Berlusconi ha protagonizado un resultado mejor de lo esperado. Il Cavaliere se confirma como indispensable para la estabilidad del futuro gobierno y, además, podrá reivindicarse como garantía de moderación ante la UE.

Berlusconi, presidente del Senado

La coalición obtuvo una mayoría “clara pero no abrumadora, sobre todo en el Senado”, explica el analista político Lorenzo Pregliasco. Meloni y Salvini no podrían gobernar en autonomía ni en la Cámara de los Diputados ni en la Cámara Alta, por lo que la líder de Hermanos de Italia no podrá “ignorar” a Forza Italia. Berlusconi aspira a presidir el Senado, el mayor cargo institucional después de la Presidencia de la República a la que no pudo optar, pero ésta parece una posibilidad cada vez más remota.

La primera preocupación de Meloni es la formación de un Ejecutivo fuerte y creíble fuera de Italia para hacer frente a las turbulencias que se avecinan en Europa. “Respetaremos todos los compromisos: lo primero será contrastar la inflación y el aumento de los precios de la energía”, dijo Guido Crosetto, mano derecha de la líder de Hermanos de Italia. “Con nosotros las cuentas públicas estarán al seguro”, aseguró. La prioridad, aseguran desde su entorno, es un gobierno político, pero en el contexto actual, con la guerra en el corazón de Europa y un posible agravamiento de la crisis energética, no descartan confiar las carteras más delicadas a nombres técnicos.

Contactos con Draghi

La líder de Hermanos de Italia mantuvo el lunes una conversación telefónica con el primer ministro en funciones Mario Draghi, según publicó la agencia ANSA. Los rumores acerca de un cargo en el futuro gobierno del ex presidente del Banco Central Europeo son insistentes desde hace semanas, pero sería un bofetón para quienes premiaron en las urnas al partido ultra derechista por su oposición al Gobierno de unidad nacional encabezado por el economista. En su lugar, el nombre que suena con más fuerza para una cartera económica es el de Fabio Panetta, miembro del comité ejecutivo del BCE, a quien Meloni definió recientemente como una persona de “altísimo nivel”.

Medios locales apuntan a que Meloni estaría tratando de convencer a Panetta para que aceptara un ministerio económico, pero estaría encontrando “resistencias”. El currículum del banquero, que trabajó codo con codo con Draghi en el Banco de Italia, le convierten en uno de los mejores candidatos para garantizar estabilidad ante la UE en un período de incertidumbre.