MENÚ
lunes 21 octubre 2019
04:01
Actualizado

Londres y Dublín ven posible cerrar un acuerdo para un Brexit amistoso

El régimen aduanero entre las dos irlandas y la propuesta de que la Asamblea norirlandesa tenga poder de veto sobre la salvaguarda son los principales impedimentos

  • Boris Johnson y Varadkar durante su encuentro/ EFE
    Boris Johnson y Varadkar durante su encuentro/ EFE

Tiempo de lectura 4 min.

10 de octubre de 2019. 21:07h

Comentada
Celia Maza 10/10/2019

El premier Boris Johnson y su homólogo irlandés, Leo Varadkar, arrojaron algo de luz a las negociaciones del Brexit marcadas en los últimos días por un clima de gran tensión. Los mandatarios mantuvieron un encuentro privado en Thornton Manor, noroeste de Inglaterra, y aunque no hubo avances relevantes -o al menos que se hicieran púbicos- ambos se mostraron convencidos de que aún existe un "camino" hacia un "posible acuerdo”. "Ambos continúan creyendo que alcanzar un pacto va en favor de los intereses de todos", señala un comunicado conjunto divulgado por Londres y Dublín.

Lo cierto es que se antoja complicado que para la cumbre europea clave del 17-18 de octubre, se pueda cerrar un convenio, ya que la propuesta planteada por Johnson para evitar frontera dura en Irlanda -principal escollo de las negociaciones- sigue sin convencer a los Veintisiete.

En cualquier caso, al cierre de esta edición, la puerta no estaba completamente cerrada y los líderes británico e irlandés aseguraron que las negociaciones continuarán de forma "intensiva" durante los próximos días. Este viernes, de hecho, se reúnen el ministro del Brexit, Stephen Barclay, y el negociador de la UE, Michel Barnier. En un principio esta cita estaba prevista para ayer, pero decidieron posponerla hasta después del encuentro entre Johnson y Varadkar.

El diálogo entre los dos mandatarios se centró en dos de los principales puntos de discrepancia entre ambos lados del canal de la Mancha: el régimen aduanero en el que estará Irlanda del Norte tras el Brexit y la posibilidad de que la Asamblea norirlandesa tenga poder de veto sobre el mecanismo para evitar una frontera entre las dos irlandas.

El Reino Unido quiere que Irlanda del Norte abandone la unión aduanera comunitaria, pero Bruselas considera que no existe la tecnología necesaria para romper ese régimen sin establecer controles físicos entre las dos irlandas.

Londres considera asimismo que la Asamblea autónoma de Belfast debe poder acabar de manera unilateral con la polémica salvaguarda norirlandesa, algo a lo que la UE también se ha opuesto hasta ahora.

Johnson y Varadkar "mantuvieron una detallada y constructiva" conversación alrededor de esos asuntos, señaló el comunicado conjunto tras la reunión. Abordaron asimismo el "potencial fortalecimiento de las relaciones bilaterales" entre ambos países.

El irlandés había advertido en los últimos días que existen "grandes dificultades" para acercar las posturas, pero ayer se mostró más positivo: "No ha habido ningún cambio en la posición negociadora de la Unión Europea. Nosotros acordamos nuestras líneas maestras en los consejos europeos. Éstas no han cambiado y, ciertamente, no pueden cambiar hasta la reunión de la próxima semana", afirmó. “Pero creo que aún es posible llegar a un entendimiento para finales de mes”, matizó. El 31 de octubre es cuando se termina la actual prórroga del Brexit concedida por la UE. (fin).

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs