Política

«Trabajar con los prorrusos intimida bastante»

Michael Bociurkiw. Portavoz de la OSCE

Bociurkiw, ayer, en el lugar del siniestro cerca de Grabovo
Bociurkiw, ayer, en el lugar del siniestro cerca de Grabovo

Tanto Michael Bociurkiw como el resto de miembros de la OSCE han tenido que lidiar con los rebeldes prorrusos, quienes no les están, precisamente, facilitando el trabajo en el lugar donde se encuentran los restos del Boeing 777 en el que viajaban 298 personas. El portavoz de la misión de la OSCE en Ucrania, tras el duro día de trabajo, atiende por teléfono a LA RAZÓN desde Donetsk.

–¿Están los separatistas prorrusos limitando sus movimientos en el lugar del derribo?

–La verdad es que comparado con el día anterior, se puede decir que los rebeldes nos han tratado mejor a mí y a mis 23 compañeros. Nos han permitido un mayor acceso a diferentes zonas del lugar del derribo del MH17, el avión siniestrado. Pero todavía queda muchísimo por hacer.

–¿Se están manipulando los cadáveres como se debería en un caso de avión derribado?

–No. Hoy por primera vez se han empezado a sacar los cuerpos de los asientos y se han metido en bolsas; había muchos dispuestos en la cuneta. Algunas bolsas estaban abiertas. Tienen que recoger y marcar casi unos 300 cadáveres y es obvio que les falta mucho trabajo y sería necesaria la presencia aquí de expertos, personal humanitario y de expertos internacionales.

–¿Van los rebeldes prorrusos armados mientras ustedes hacen su trabajo?

-Sí, sí que van armados. Además, muchos portan armamento pesado, por lo que es bastante intimidatorio.

–¿Cree usted que algunas evidencias han podido ser robadas o escondidas?

–No podemos asegurarlo, porque en nuestra misión sobre todo lo que intentamos es que haya un perímetro de seguridad y que tanto los cuerpos, como los escombros o las pertenencias personales estén en condiciones para una investigación rigurosa.

–¿Van allí todos los días? ¿Me puede describir en qué consiste su misión?

–En primer lugar, observamos e informamos a nuestros estados miembros cada día y en segundo, fomentamos el diálogo político entre las partes. Hacemos informes muy exhaustivos de lo que vemos cada día. También creemos que es importante que vengan expertos internacionales sobre el terreno, y como llevamos aquí tres meses ya, estamos en posición de entablar conversaciones con los líderes prorrusos para que les den acceso.

–Se ha informado de que algunos de los rebeldes encargados de proteger la zona estaban borrachos. ¿Es cierto?

–Hoy no lo hemos visto. Pero el viernes sí que lo observamos.