MENÚ
martes 15 octubre 2019
04:11
Actualizado

Casado destaca la gestión de la Junta y promete «gobernar como está haciendo Juanma Moreno»

Los populares arrancan la precampaña en Málaga defendiendo la centralidad

  • El líder nacional del PP, Pablo Casado, y el presidente del PP-A, Juanma Moreno, en el acto de precampaña en Alhaurín el Grande / Foto: Efe
    El líder nacional del PP, Pablo Casado, y el presidente del PP-A, Juanma Moreno, en el acto de precampaña en Alhaurín el Grande / Foto: Efe
Málaga.

Tiempo de lectura 4 min.

20 de septiembre de 2019. 19:31h

Comentada
larazon.es,  I. Naranjo .  Málaga. 20/9/2019

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, expresó ayer en Alhaurín el Grande (Málaga) su compromiso de «mejorar la vida» de los españoles, en caso de acceder al Gobierno de la Nación y apuntó al respecto que lo hará a imagen y semejanza de lo que está haciendo el presidente de la Junta, Juanma Moreno, en esta región y que calificó como «ejemplo de buena gestión».

Durante un almuerzo con militantes y simpatizantes de la formación, censuró la entrevista que ofreció en TV este jueves el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, para garantizar que en su caso «no podría dormir tranquilo si hubiera pactado con Bildu», después de que el jefe del Ejecutivo reconociera que ante un Gobierno con Podemos, «no dormiría por la noche». «Lo demás es pura impostura y demagogia», criticó el líder popular para apuntar que «yo no podría mirar a los ojos de la familia de José María Martín Carpena aquí en Málaga –concejal de la capital costasoleña asesinado por ETA en el 2000–, después de haber pactado con Bildu». A este respecto, lamentó que Sánchez, «no tiene un proyecto nacional, sólo personal» frente a un proyecto, el del PP que pretende sumar «a cuantos más mejor, y a todos los que quieran que su país tenga futuro».

Según Casado, «Sánchez y el PP no son un destino inevitable para España, como tampoco lo era el PSOE en Andalucía», donde sin embargo pudo ser una realidad el «derrotarlo con moderación en las formas, diálogo, apertura y firmeza en el contenido». Y es que, según reivindicó, el PP representa una «fuerza tranquila, centrada y moderada» con las ideas «más parecidas a la España real».

El candidato popular a la Presidencia del Gobierno defendió que su formación sabe «cómo desbloquear, desatascar, formar equipos y crear empleo» con el objetivo de «revalorizar las pensiones y paliar la desigualdad y la pobreza». A este respecto, aseguró que bajo la presidencia del PP las instituciones estarán «al servicio de todos y no de una campaña electoral infinita». Casado hizo hincapié en que «frente a la parálisis a la que Sánchez condena a España», cabe la posibilidad de confirmar en un partido que «ha hecho su trabajo ofreciendo pactos de Estado y facilitando la gobernabilidad en España». Frente a ello, «no puede ser presidente alguien que no sabe pactar» y que «por sectarismo y porque no le da la gana, no devuelve a los andaluces los 1.350 millones de euros que adeuda».

El presidente del PP-A defendió, por su parte, que «España y los andaluces necesitamos de cara al próximo horizonte un proyecto vital, regenerador en materia económica» y un Gobierno «que respete a los ciudadanos».

El presidente popular recordó que desde el Ejecutivo andaluz se exigirá al Gobierno «esos 1.350 millones retenido para Andalucía» de los que dijo «son vitales para poder financiar y mejorar nuestros servicios sociales, Educación, o Sanidad». Por ello, aseguró que Pablo Casado «suma en beneficio de todos y cada uno de los españoles; ese es nuestro líder, capaz de sumar esfuerzos».

Últimas noticias