MENÚ
martes 22 octubre 2019
23:20
Actualizado

Violentos choques entre radicales independentistas y los mossos

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha afirmado que la Diada marca un punto de inflexión: "Hoy se cierra una etapa y se empieza a responder ya a las sentencias"

  • Agentes de los Mossos d'Esquadra a las puertas del Parlament donde un grupo de personas se han manifestado con motivo de la Diada. EFE/Toni Albir
    Agentes de los Mossos d'Esquadra a las puertas del Parlament donde un grupo de personas se han manifestado con motivo de la Diada. EFE/Toni Albir
Barcelona.

Tiempo de lectura 8 min.

11 de septiembre de 2019. 22:11h

Comentada
larazon.es Barcelona. 11/9/2019

Los Mossos d'Esquadra han avisado de que van a cerrar el recinto del Parlament, en el parque de la Ciutadella de Barcelona, ante los altercados durante la concentración ante la sede de la cámara.

El aviso se ha producido sobre las 20 horas, una vez blindada la fachada con un cordón de agentes antidisturbios en la zona, donde hay 15 vehículos policiales, 13 de los cuales son furgones.

La primera línea de los concentrados es la que provoca los altercados: van encapuchados y han lanzado botes de humo y piedras a los Mossos --además de impactar contra al menos un periodista--, y la policía ha pedido desde el principio por altavoz que depongan su actitud.

Los Mossos han identificado a dos participantes en la concentración ante el Parlament, porque arrancaban adoquines para lanzarlos contra el cordón policial, según han informado los Mossos.

La primera línea de la concentración la ocupan, pegados a las vallas, activistas que van encapuchados, y los Mossos d'Esquadra han pedido por altavoz que esta parte de los concentrados depongan su actitud.

Los antidisturbios de Mossos están desplegados junto al edificio, ante el cual hay numerosos furgones policiales.

La CUP y otras organizaciones de la izquierda independentista se manifiestan este miércoles por la tarde en el centro de Barcelona para reivindicar la vía de la "desobediencia" para conseguir el objetivo de la independencia.

La movilización, que discurre con una pancarta en la cabecera en la que se lee "Organicemos el poder popular. Hacia la independencia no hay atajos", se ha iniciado en la plaza Urquinaona de Barcelona a las 18.30 horas, aproximadamente al término de la manifestación convocada por la ANC en la plaza Espanya y las calles adyacentes.

Al inicio de la marcha, la portavoz de Arran, Núria Martí, ha alertado de que "no llevar la desobediencia hasta el final ha provocado pasos atrás".

Ha añadido: "No existen atajos, nos hemos de plantar ante las leyes injustas y gobiernos autonómicos que promueven leyes como la Ley Aragonès (proyecto de ley de contrataciones públicas), que no ha hecho más que promover privatizaciones y perjudicar a mujeres trabajadoras".

Por su parte, Rita Bruguera, portavoz de Endavant, organización integrada en la CUP, ha advertido: "No seguiremos ninguna vía muerta o que esté obsoleta, como un intento de pacto o reforma del Estado español".

Los manifestantes, entre los que se encuentran numerosos representantes de la CUP como la diputada en el Parlament Maria Sirvent, portan esteladas, además de banderas lilas y rojas, entre gritos de "Patriarcado y capital, alianza criminal" o "Luchar, crear, poder popular".

La marcha terminará con un acto político en el barrio del Born de Barcelona, con las intervenciones de miembros de la CUP y de otras organizaciones de la izquierda independentista.

Además, varios encapuchados han quemado una foto del Rey Felipe VI, otra del presidente de Francia, Emmanuel Macron, y una bandera europea durante la manifestación de la Izquierda Independentista por la Diada.

Paralelamente, la Guardia Urbana ha cifrado en 600.000 personas los asistentes a la manifestación independentista de la Diada de Cataluña convocada por la ANC esta tarde en Barcelona, la cifra más baja estimada desde 2012, fecha en que arrancó el procés.

Así ha evolucionado la participación en la manifestación de la Diada

Un año más, miles de personas se han concentrado desde pasadas las 16.00 horas en la plaza Espanya y sus alrededores para participar en la manifestación convocada por la ANC en Barcelona con motivo de la Diada, bajo el lema "Objetivo Independencia".

La Guardia Urbana ha cifrado los asistentes en 600.000 personas, muy por debajo de los registros de la misma autoridad local de las últimas dos Diadas (2017 y 2018), en la que los participantes llegaron al millón de personas en ambos casos.

De hecho, la de este miércoles es la cifra más baja en una Diada desde 2012, año en el que la Guardia Urbana cifró en 1,5 millones de persones los participantes.

El resto de años, las cifras de la Generalitat o de la Guardia Urbana fueron 1,6 millones en 2013, 1,8 millones el 2014, 1,4 millones el 2015 y 875.000 personas el 2016.

En 2016 se dio la circunstancia de que la manifestación de la Diada se celebró simultáneamente en cinco puntos de Cataluña, con una participación total de 875.000 personas, de las cuales 540.000 se concentraron en Barcelona, según la Guardia Urbana.

La manifestación convocada con motivo de la Diada por la ANC con el lema '11S objetivo independencia' ha empezado a las 17.14 horas en la plaza de España, en su confluencia con avenida María Cristina, parte de la Gran Vía y otras calles adyacentes llenas de participantes luciendo la camiseta azul de la organización y banderas independentistas.

La movilización, a la que estaban convocados los participantes a partir de las 16 horas y que por primera vez no tiene 'zona 0' reservada a las autoridades y partidos, se divide en 26 tramos y, según los últimos datos, tiene 450.000 inscritos.

El objetivo de los organizadores es simbolizar con la confluencia de las calles donde discurre la manifestación (Paralelo, Creu Coberta, Tarragona, Maria Cristina y Gran Via) la pluralidad del independentismo para alcanzar a un objetivo común: la independencia.

En esta ocasión, la manifestación la organiza la ANC mientras que Omnium ha celebrado otro acto diferente esta mañana. Del mismo modo, los partidos también han mostrado su división en estos últimos días y en la propia jornada de hoy.

Los partidos independentistas, principalmente JxCat y ERC, han destacado durante la manifestación independentista de la Diada que lo que consideran "represión del Estado" al referéndum inconstitucional del 1 de octubre de 2017 no ha sido capaz de restar fuerza al movimiento secesionista.

"Hoy el pueblo de Cataluña, una vez más tras dos años de prisión y exilio, demuestra que la represión del Estado español no frena la voluntad de independencia del pueblo de Cataluña", ha afirmado el presidente de JxCat en el Parlament, Albert Batet.

Y ha añadido: "Hoy decimos que la respuesta del pueblo de Cataluña a la sentencia es la independencia".

Desde el PDeCat, su líder, David Bonvehí ha expresado su "satisfacción" por la respuesta de la gente que ha secundado la manifestación independentista y, en este sentido, ha agregado: "No podemos parar, porque el país así lo quiere".

Bonvehí ha afirmado que la Diada de este 11 de septiembre es "excepcional", porque se celebra a pocas semanas de la sentencia del juicio del procés, y ha reiterado que la resolución del Tribunal Supremo solo puede ser la de la absolución.

Por su parte, el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, ha pedido este miércoles al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que "no mire hacia otro lado" ni "incentive la represión" contra el independentismo tal como, a su juicio, hizo su antecesor Mariano Rajoy.

Tras un acto político organizado por ERC previo a la manifestación independentista de la Diada, Aragonès ha opinado que "lo que debería aprender el Gobierno español es que no puede hacer lo mismo que hacía con Cataluña Mariano Rajoy de mirar hacia otro lado e incentivar la represión ante el clamor popular".

El vicepresidente también ha lamentado que los socialistas "den lecciones a todo el mundo" mientras "son incapaces de ponerse de acuerdo" para la investidura, por lo que ha instado a "criticar menos al independentismo catalán que gobierna" y "antes de dar lecciones, mirarse al espejo y espabilar".

En este sentido, ha considerado que "sería un fracaso de la izquierda española" que el PSOE y Unidas Podemos no logren llegar a un acuerdo de gobierno.

Aragonès también ha abogado por "despenalizar el independentismo institucional y político" a la vez que ha asegurado que "una sentencia condenatoria" en el caso el 'procés' sería equivalente a decir que "el independentismo político no es viable y esta ideología no es respetada en Estado español".

Por ese motivo, ha reiterado, "ese Gobierno (de Sánchez) que es incapaz de ponerse a funcionar tendría que aprender que el conflicto en Cataluña se solucionará de forma política, hablando, negociando y votando".

Por su parte, la diputada de la CUP Maria Sirvent ha dicho que este 11 de septiembre "más que nunca se debe reivindicar el derecho al ejercicio de la autodeterminación y la independencia" y ha llamado a "conquistar los derechos civiles, sociales y políticos que son negados de forma sistemática".

Ha lamentado la labor llevada a cabo por el Govern, cuya "práctica nada tiene que ver con la contundencia de sus discursos".

"La organización popular es la llave de la victoria y es más necesaria que nunca", ha aseverado la parlamentaria anticapitalista, que ha señalado que la CUP también se moviliza hoy "para reivindicar derechos que son negados como por ejemplo la vivienda o luchar contra la ofensiva privatizadora de los servicios públicos".

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs