MENÚ
jueves 22 agosto 2019
18:10
Actualizado

Los CDR boicotean al Ejército en Girona con cánticos y pintura

la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, fue la primera en boicotear a las Fuerzas Armadas

  • Jóvenes antililitaristas vertieron pintura amarilla en protesta por la situación de un estand del Ejército en el salón de la juventud Expojove de Girona, después de que un juez haya anulado la prohibición impuesta por la institución que acoge esta cita, Fira de Girona, en aplicación de su código ético.
    Jóvenes antililitaristas vertieron pintura amarilla en protesta por la situación de un estand del Ejército en el salón de la juventud Expojove de Girona, después de que un juez haya anulado la prohibición impuesta por la institución que acoge esta cita, Fira de Girona, en aplicación de su código ético. /

    EFE

Barcelona .

Tiempo de lectura 2 min.

03 de abril de 2019. 20:59h

Comentada
J. Planes.  Barcelona . 3/4/2019

No es ninguna novedad decir que la relación entre ciertos sectores de la sociedad catalana y el Ejército español no es la mejor, y más en los últimos años. Una prueba es que la misma alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, evitó la presencia de las Fuerzas Armadas en el Salón de Educación de la ciudad.

La situación se ha vuelto a repetir más o menos, pero en este caso en Girona. Unas decenas de jóvenes, seguramente miembros de los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR), boicotearon durante más de una hora la presencia de las Fuerzas Armadas en el salón Expojove, dedicado a estudiantes que terminan la educación secundaria, y que desean conocer la oferta formativa y laboral que se les ofrece.

De hecho, hace años que la organización de este certamen intentan impedir la presencia del Ejército, al amparo de su código ético, que es contrario a la exhibición de elementos bélicos. Pese a ello, una sentencia judicial dio la razón a los militares, y les autorizó a comparecer con sus uniformes reglamentarios.

El certamen, acogido por la Fira de Girona, abrió ayer con aparente normalidad a las 9.00 horas y, aunque estaba programado un acto de protesta a las puertas del recinto al mediodía, poco antes se presentó un grupo de jóvenes convocados por el Sindicat d’Estudiants de Països Catalans con una pancarta y megáfonos, lo que obligó finalmente a los miembros del Ejército a abandonar el espacio que ocupaban.

A su llegada, los manifestantes corearon cánticos contra las Fuerzas Armadas, y además quemaron fotografías del Rey, en las que aparecía vestido de militar, de Jefe del Estado. Vertieron pintura amarilla para dificultar que se reabriese el espacio, entre proclamas independentistas.

Por su parte, los Mossos d’Esquadra se personaron en el lugar, y vigilaron a los jóvenes durante sus protestas, que incluyeron la lectura de un manifiesto, hasta que éstos decidieron finalizar la movilización.

La directora de la Fira, Coral.lí Cunyat, defendió posteriormente «la libertad de expresión», y señaló que «la gente tiene derecho a dar su opinión», aunque reclamó que se haga siempre «de una manera tranquila».

Cunyat recordó que la organización ya expresó su posición contraria a la presencia del Ejército en el salón por la exhibición de elementos bélicos que comporta, y recordó que el año pasado se acordó impedirlo y que un tribunal dictó una medida cautelar que lo permitía, pero sin que los militares vistiesen uniforme. La sentencia, sin embargo, autorizó que las fuerzas armadas acudan a Expojove sin cortapisas, aunque Fira de Girona presentó un recurso que está pendiente de resolución. Aseguró que trasladará la información de los incidentes de este miércoles «a los órganos competentes», y lamentó que esta polémica ensombrezca una cita por la que desfilan miles de jóvenes.

Últimas noticias