MENÚ
sábado 24 agosto 2019
13:51
Actualizado

Robo frente a la pasarela de Cibeles

Una mujer de unos 30 años, origen latino y «bien vestida» burló la seguridad de la Casa de Correos antes del desfile del jueves y logró sustraer un equipo fotográfico valorado en más de 10.000 euros

  • La mujer logró acceder al interior del recinto sin ninguna acreditación y salió por la puerta de Prensa con su botín
    La mujer logró acceder al interior del recinto sin ninguna acreditación y salió por la puerta de Prensa con su botín
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

27 de enero de 2018. 09:01h

Comentada
Madrid. 27/1/2018

ETIQUETAS

Se trata de una mujer de en torno a los 30 años, origen latino y muy bien vestida. Al parecer se coló la tarde del jueves en la Real Casa de Correos, donde se celebraba un desfile de la Mercedes-Benz Fashion Week, entre los miembros de la organización. No parece que actuara de forma improvisada y, conocedora del valor que tienen los equipos de fotografía que llevas a este tipo de eventos los reporteros gráficos, supo actuar bien y se aprovechó del descuido de uno de estos profesionales. Su víctima principal fue Bernardo Paz, un fotógrafo freenlace que tiene una pequeña agencia y cubre eventos de este tipo para vender los reportajes a distintos medios. El jueves llegó algo apurado de tiempo a la sede de la Comunidad de Madrid, en la Puerta del Sol, porque entró a eso de las 17:55 horas, cuando a las 18:00 comenzaban los desfiles de Leandro Cano, Menéame y Juan Vidal. Tras acreditarse en la puerta de entrada de periodistas, en la calle San Ricardo, donde hay un control de acceso, saludó a los compañeros y dejó todo su equipo –una maleta tipo trolley con cámara, objetivos y ordenador en el interior– en la tarima de prensa, donde están apostados los cámaras de televisión con los trípodes y los fotógrafos, que van tomando posición para sacar la mejor perspectiva del desfile. «Dejé el abrigo encima y a eso de las 18:05 horas sólo estaba el abrigo, en el suelo», explicó ayer el afectado a este periódico. El reportero gráfico, lógicamente, entró en pánico. «Me volví histérico y enseguida nos dirigimos a los responsables de seguridad de Sol», explica. Se trata de una empresa de seguridad privada cuyos operarios comenzaron a visualizar imágenes captadas por las cámaras de videovigilancia de la estancia principal y las salidas de la sede del Gobierno regional que se alquila para este tipo de eventos.

Además de las sospechas del resto de compañeros periodistas, las imágenes mostraban claramente a esta mujer abandonando el lugar con la maleta de este reportero por la puerta por la que suele acceder la Prensa, la que da a la calle de San Ricardo (un pequeño callejón que une Carretas con calle del Correo). El fotógrafo valora la pérdida en más de 10.000 euros. Y es que en el interior de la maleta llevaba una cámara D850 que había adquirido el pasado mes de diciembre y que tiene un valor de 3.800 euros, un cargador del Profoto, flash, lentes y ordenador, así como varias tarjetas de memoria compradas ese mismo día de 500 euros. Pero no sólo se llevaron el material de este reportero. También «desapareció» la mochila de un operario de sonido de televisión con todo el equipo de audio en el interior.

La principal sospechosa había accedido al edificio de la Puerta del Sol a eso de las 16:00 horas de la tarde camuflada entre el resto de los organizadoress del desfile. «Se les pide en DNI al entrar pero son cientos de personas y los de montaje entran y salen con frecuencia, es imposible controlar eso. El jueves había muchísima gente», explican desde Sol.

El afectado denunció los hechos en la comisaría de Policía Nacional del distrito de Chamberí y los agentes ya tienen en su poder las imágenes captadas por las cámaras de videovigilancia de la sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid. La identificación de la presunta delincuente y de su acompañante no sería, por tanto, complicada pero tendrían que tratar de localizarla. Al parecer, la pareja podrían haber actuado ya en varias ocasiones en este tipo de actos, según algunos fotógrafos. Otro reportero gráfico presenció la misma tarde de ayer otro posible robo frustrado en el hotel Only You Boutique, donde se celebraba el desfile de La Condesa. Le pareció ver a la misma mujer merodeando y se avisó a la Policía, por lo que sospechan que podrían estar haciendo una batida por estos eventos.

Aunque los fotógrafos suelen tener contratados seguros para cubrir este tipo de eventualidades, dado el valor de los equipos con los que trabajan, al ser un robo «al descuido» es probable que no lo cubran. No obstante, la víctima agradeció el interés mostrado por el responsable de seguridad del evento, el comisario y la presidenta regional. Cristina Cifuentes se involucró en el caso en cuanto se enteró y ayer, que volvió a coincidir con este reportero en el desfile de Ifema, se interesó por el robo.

Últimas noticias