Dos joyas lujosas y sobrias que pertenecen a la reina Letizia

La realeza en Europa se ha distinguido a lo largo de la historia por un gran número de acontecimientos sociales llenos de lujo.

La realeza en Europa se ha distinguido a lo largo de la historia por un gran número de acontecimientos sociales llenos de lujo. Lo cierto es que cuando nos viene a la mente la corte española, francesa o danesa, no podemos dejar de pensar en pendientes de diamante, tiaras repletas de perlas y exquisitos collares con oro y suntuosos accesorios que pasan de generación en generación.

Claro está, hay creaciones que resaltan por su belleza, por su legado y también por el coste, ya que algunas alcanzan cifras altísimas. La Reina Leticia, por ejemplo, tiene un gran número de objetos valiosos. Os presentamos en este artículo dos delicados accesorios de esa colección real, ambos caros y muy hermosos.

La diadema Princesa

Se trata de un regalo de parte del Rey Felipe IV, que tiene un valor sentimental muy grande. Se la dio con motivo de la celebración de su quinto aniversario, y por eso es una de las preferidas de Leticia. El diseño es simplemente exquisito,pues tiene perlas reales y al menos 450 diamantes que se distribuyen en la base. También cuenta con detalles elaborados con oro blanco, lo que va muy bien con las perlas australianas en lo alto de la tiara. ¿Cuál es el valor de esta hermosa diadema? Unos 50.000 euros. Por eso, a pesar de la sobriedad y los colores claros, se le reconoce como un accesorio de lujo.

Pendientes nupciales

Unos bonitos pendientes siempre aportan mucha elegancia en ocasiones especiales y una reina no puede dejar pasar la oportunidad de lucirse. Por esa razón, Letizia usa los magníficos pendientes que le regalaron Juan Carlos y la Reina Sofía cuando se casó con el Rey Felipe. Todo en estos pendientes es lujoso, empezando por el platino, que tiene diamantes de 2, 4 y 1 quilate, dependiendo de la parte en el diseño donde se encuentren. Son sencillos y discretos, pero muy caros. De hecho, podrían valer unos 900.000 euros. ¿Con cuál de estas dos joyas te quedas?