3 extraordinarios castillos de nuestro país donde hospedarse como unos auténticos reyes

Los castillos que funcionan como hoteles son lugares donde el lujo del siglo XXI y los conceptos de épocas pasadas, se fusionan para crear un ambiente de incitada belleza, confort, arte y relajación, todo enmarcado en un sentido pensado al disfrute de sus visitantes o huéspedes.

Parador de OliteParador de OliteParador de Olite

Los castillos, esas asombrosas arquitecturas que encierran innumerables secretos de los antepasados, y que con sus impresionantes muros y fortalezas hacen que las personas se identifiquen con un país de tradiciones e historias valientes de guerreros y reyes importantes. No solo forman parte de las edificaciones fundamentales conservadas en el país, sino que algunos se convirtieron en preciosos y lujosos hoteles que cada día atraen más a turistas que solo quieren disfrutar de un relajante fin de semana.

Parador de OliteParador de OliteParador de Olite

Parador de Olite, el palacio real donde estuvo encerrada la Reina Blanca II de Navarra

Estas edificaciones siguen formando parte del patrimonio e idiosincrasia de nuestro país. La historia y sucesos que envuelven a los castillos los han colocado como una de las construcciones más sensacionales de Europa, por las que son de vital interés, no solo por lo impresionante de sus paisajes, panoramas y lugares en torno a estos, sino por la accesibilidad que las personas tienen para visitarlos.

Uno de estos factores es la combinación extraordinaria, entre un edificio de paredes rústicas, de ladrillos o piedras con el exquisito buen gusto de las decoraciones modernas. Esto convierte a los castillos que funcionan como hoteles, en un lugar donde el lujo del siglo XXI y los conceptos de épocas pasadas, se fusionan para crear un ambiente de incitada belleza, confort, arte y relajación, todo enmarcado en un sentido pensado al disfrute de sus visitantes o huéspedes.

Muchos castillos guardan en su interior formas decorativas asombrosas, que unidos al ambiente histórico, dan un toque místico, espiritual, sensible, emotivo y delicado e invitan sutilmente a pasar una temporada o un día diferente, acompañado de atenciones óptimas y funcionales, así como también de una comida fantástica, que hacen de la estadía en esos lugares una experiencia inolvidable, gratificante y maravillosa.

Castillo de ArteagaCastillo de ArteagaCastillo de Arteaga

Castillo de Arteaga, convertida en residencia imperial por la esposa de Napoleon III. Hoy un lujoso hotel que conserva sus estructuras originales.

Para que la permanencia en los castillos tenga más ingredientes de disfrute para sus huéspedes, los hoteles han incluido en su concepto pequeñas piscinas, saunas, centros de spa, restaurantes, recibos y cómodos muebles con tendencias modernas, sin que su colocación signifique modificar la estructura original del edificio.

Pero también en muchas habitaciones hay camas con estilos de épocas pasadas, cuyo confort y comodidad, hacen que el huésped sienta que duerme en la mismísima cama de un algún rey antiguo que también descansó dentro de esas paredes.

Es por eso que en algunos recintos podemos encontrar poltronas o muebles modernos dentro de cuevas de roca en un ala del castillo que da al mar, o en paredes de piedra con ventanales grandes, donde un jacuzzi colorea su agua con los colores del atardecer, o la luz del sol se filtra en el recibo del café, ofreciendo un espectáculo inolvidable.

En otros podemos vislumbrar una fortaleza o entradas y arcos espectaculares, al lado de hermosos restaurantes, donde se sumerge al visitante en relatos de historias de batallas pasadas, mientras disfruta de un vino de cosecha antigua, o puede degustar algún plato de alta gastronomía.

Los castillos, que albergaron en un pasado a personalidades como Carlos V, Eugenia de Montijo, Fernando III, Alfonso X o Pedro «el cruel», reciben ahora a los huéspedes modernos, quienes tienen esta magnífica oportunidad de pasar unos maravillosos días en esos lugares, donde se tomaron decisiones importantes a nivel político, se celebraron grandes fiestas de la alta sociedad medieval, o simplemente algún rey durmió exhausto, después de luchar contra sus enemigos.

Castillo-Hotel Castell d’EmpordàCastillo-Hotel Castell d’Empordà Castillo-Hotel Castell d’Empordà

Castillo-Hotel Castell d’Empordà en Girona. Salvador Dali lo quiso comprar en 1973

Los castillos cuentan con estancias convertidas en espaciosas y lujosas habitaciones, que a su vez se conectan por pasillos largos, donde objetos originales del arte pasado esperan para ser vistas y admiradas por sus visitantes, quienes seguramente pasarán horas mirando impresionantes pinturas, armaduras de otras épocas, esculturas y objetos curiosos de otros momentos importantes de España.

Sus exteriores con jardines y bosques de castaños, olivos y naranjos y los impresionantes patios de armas, convierten indiscutiblemente a estos lugares en sitios donde la fusión de lo hermoso, unido al lujo y el confort son indispensables para que la estadía resulte ser una experiencia realmente gratificante.

Los castillos están distribuidos en muchas regiones de España. Se pueden encontrar en lugares como Salamanca, Vizcaya, Valladolid, Navarra y otros. Muchos de estos hoteles han albergado a figuras relevantes del mundo político y social de Europa y el mundo.

La diversidad de los conceptos en cada castillo está a la orden del día. En las páginas web de cada uno de ellos se puede apreciar, no solo los servicios que ofrecen, sino recorridos fotográficos de sus instalaciones y paisajes, donde se evidencia que la comodidad y el lujo son indispensables, principalmente para ofrecer un servicio de altura.