Más de 50.000 euros por pasar una noche en este ultra exclusivo hotel palacio

Ubicado en Múnich, el hotel palacio Langham Nymphenburg Residence acaba de ser absorbido por The Langham Hotels & Resorts, para que sus clientes tengan la oportunidad de sentirse como verdaderos miembros de la realeza.

The Langham Nymphenburg ResidenceThe Langham Nymphenburg ResidenceThe Langham Nymphenburg Residence

La residencia del siglo XVIII ha estado en procesos de restauración durante más de dos años para convertirse en lo que es hoy, con siete baños, cuatro dormitorios, tres salas de estar, un amplio comedor, cocina totalmente equipada, gimnasio, sala de conferencias, cine y bodega diseñados de forma exquisita y repartidos entre sus casi 900 metros cuadrados.

“La residencia Langham Nymphenburg en Múnich es un ejemplo de la propiedad ideal para desarrollar nuestra presencia en Europa y crear nuestra marca de lujo”. La residencia brindará los servicios de una estadía en un hotel de lujo con los toques personalizados de una casa privada. Nuestros huéspedes tendrán un amplio espacio, privacidad y exclusividad, junto con servicios exclusivos de Langham en un espléndido entorno real”, señala Stefan Leser, director ejecutivo de Langham Hospitality Group.

The Langham Nymphenburg ResidenceThe Langham Nymphenburg ResidenceThe Langham Nymphenburg Residence

Obviamente, las vistas que ofrece este imponente hotel de lujo histórico son incomparables: dan a una impresionante finca de 490 acres del Palacio de Nymphenburg. Por lo que, si tu deseo es sentirte literalmente como un rey al menos durante una noche, podrás hacerlo pagando 48.450 euros.

El alojamiento también cuenta con una espaciosa terraza privada en medio del magnífico jardín, el lugar perfecto en el que relajarte mientras los minuciosos cuidados no dependen de uno mismo. Por su parte, el jardín que lo rodea puede acomodar hasta a 100 invitados, idóneo para eventos al aire libre.

El diseño interior que recrea el estilo de vida de la realeza está firmado por Mang Mauritz Design, que ha dotado al lugar de opulentos detalles palaciegos. Lichtkompetenz, por su parte, se ha encargado del diseño de iluminación de las estancias de The Langham Nymphenburg Residence.

The Langham Nymphenburg ResidenceThe Langham Nymphenburg ResidenceThe Langham Nymphenburg Residence

El lujo, la privacidad y la exclusividad están servidas por todas partes. Las imponentes suites han sido lujosamente amuebladas con referencias de Walter Knoll y Donghia, textiles de Jim Thompson, ropa de cama de Frette, alfombras de seda de Jan Kath y mantas de cachemira de Allude seleccionadas a mano para cada dormitorio.

Estas habitaciones se dividen en el cuarto de señoras, con una decoración fina, elegante y de época, el de caballeros, en tonos más oscuros y donde predominan las obras de arte, la habitación azul en el piso de arriba, la cual presenta un cielo estrellado, y el colorido dormitorio infantil con temática circense.

La cocina también presenta un diseño personalizado de la firma Dross & Schaffer y electrodomésticos Gaggenau, mientras que la colección de porcelana que componen las vajillas del hotel palacio son de Nymphenburg, que, por cierto, bajo su experiencia, su estilo vanguardista y extenso recorrido durante más de cuatro siglos, también ha seleccionado y elaborado a medida los detalles de los baños y las piezas de arte decorativas de las habitaciones.

The Langham Nymphenburg ResidenceThe Langham Nymphenburg ResidenceThe Langham Nymphenburg Residence

Ya en el primer piso se encuentra el Royal Bavarian Spa, que ofrece un entorno majestuoso, donde resaltan los detalles pintados a mano en oro de 24 quilates y las vistas a los castillos reales de Baviera. En la planta baja, el comedor con capacidad para hasta 12 invitados, y en la planta superior, la sala de estar que ofrece unas vistas aún más impresionantes.

The Langham Nymphenburg ResidenceThe Langham Nymphenburg ResidenceThe Langham Nymphenburg Residence

El cine se encuentra situado en el segundo piso de la mansión y está amueblado con un salón, cómodos sillones y una gran pantalla, perfecto para un momento de ocio tranquilo.