Desde 1888 hasta nuestros días, este es el hotel más antiguo y lujoso de Madrid

Después de tres años y 18,4 millones de dólares, la renovación del Gran Hotel Inglés está completa. Está situado en el histórico barrio de Las Letras, hogar de escritores como Quevedo, Lope de Vega, Góngora y Cervantes.

Cuando el Gran Hotel Inglés abrió sus puertas en Madrid en 1886, contaba con modernas instalaciones de cinco estrellas de las que carecían la mayoría de los hoteles de la ciudad como electricidad, restaurantes y baños en las habitaciones. Por eso el Hotel Inglés fue (y sigue siendo) el más antiguo y lujoso de la capital.

Aunque el hotel comenzó como un resort de cinco estrellas, con los años su éxito comenzó a desvanecerse. A principios del 2000, el hotel, que una vez acogió a celebridades como Henri Matisse y Virginia Woolf, se convirtió en una sombra de lo que fue.

Después de la tempestad, llega la calma

Afortunadamente, en 2014, Ignacio Jiménez y Carmen Cordón, fueron contratados para renovar la descolorida gloria. La pareja, que había terminado recientemente de convertir un palacio del siglo XVI en uno de los hoteles más elegantes de Mallorca, Posada Terra Santa, reconoció el potencial del Gran Hotel Inglés.

Jiménez y Cordón recurrieron al Grupo Rockwell para llevar a cabo el cambio de imagen. “Desde el primer día, vimos un enorme potencial en el proyecto”, dijo David Rockwell, el presidente y fundador, a The Daily Beast. “El hotel siempre ha sido un icono cultural, así que participar en su renacimiento nos fascinó.”

Después de tres años y 18,4 millones de dólares, la renovación del Gran Hotel Inglés está completa. Está situado en el histórico barrio de Las Letras, hogar de escritores como Quevedo, Lope de Vega, Góngora y Cervantes. Más concretamente, en la calle Echegaray, adyacente a una selección de restaurantes de primera categoría.

Antiguo y lujoso, pero del siglo XX

El nuevo y elegante vestíbulo del Gran Hotel Inglés incluye sofás de cuero, sillas con respaldo y alfombras estampadas, mientras que el bar LobByto ofrece una experta selección de cócteles de diseño.

Mientras tanto, el restaurante Lobo 8 sirve cocina madrileña tradicional e innovadora como “huevos rotos” sobre patatas fritas, carrilleras de cerdo ibérico guisadas y besugos y calamares al horno. Los platos se acompañan de una selección de los mejores caldos nacionales e internacionales.

Por último, las 48 habitaciones de huéspedes son espaciosas y suntuosas y han sido decoradas con un estilo isleño que incluye cortinas de pizarra gris, edredones blancos y almohadas de color cian.

Los baños conservan algo del lujo del viejo mundo con bañeras independientes con patas de garra, hechas a medida en Canadá, con vistas a los tejados de terracota del barrio de las letras.