Así es la nueva mega mansión de Bel Air que ha comprado The Weekend por 60 millones de euros

El artista de 31 años realizó una oferta irrechazable al magnate holandés Reinout Oerlemans y se ha apropiado de una de las casas más lujosas en el área de California.

The Weekend
The Weekend@theweekndInstagram

Abel Tesfaye, conocido mundialmente como The Weekend, ha protagonizado una de las compraventas más caras de lo que llevamos de año. Se trata de una mega mansión de 3.000 metros cuadrados situado en Bel Air por la que ha pagado 60 millones de euros.

La propiedad pertenecía al magnate holandés de los medios de comunicación Reinout Oerlemans y a su esposa la exciclista Danielle Overgaag, quienes compraron la mega mansión con vistas al Bel Air Country Club en 2015 por poco más de 18 millones de euros.

La pareja realizó una gran reforma durante tres años, rediseñando completamente su interior al estilo de inicios de los 2000 y añadiendo casi 4.000 metros cuadrados adicionales. De ahí su revaloración al alza.

La mansión no estaba en venta y en un principio no tenían ninguna intención de marcharse, pero los agentes inmobiliarios de Beverly Hills Estates contactaron con ellos y les pusieron sobre la mesa una oferta irrechazable.

La nueva mega mansión de The Weekend se compone de nueve dormitorios, cocina gourmet con electrodomésticos de alta gama y dos islas de mármol, una sala de cine, un estudio de grabación, una piscina cubierta, un gimnasio, un spa con sauna y unos baños árabes estilo hammam.

En el exterior podrá disfrutar de sus amplios jardines, jugar en la cancha de baloncesto, bañarse en una piscina infinita o acceder a un club de golf que se encuentra a su alrededor.

Tesfaye se ha convertido en uno de los grandes artistas del panorama internacional. Ha logrado tres Grammy, 19 Billboard Music Awards y una nominación al Oscar, unos premios que le han hecho aumentar su fortuna además de su popularidad.

Con la compra de este “palacio”, el intérprete de Blinding lights y Can’t feel my face podrá vivir como un auténtico rey después de vender su antigua residencia de Hidden Hills a Madonna por 16,4 millones de euros este mismo año. Aunque para ello haya tenido que tirar de sus ahorros.