Una increíble edición especial del Porsche 935 por 2,4 millones de euros

Creado a partir del 911 GT2 RS, uno de los 77 Porsche 935 de 2018 vuelve a salir a la venta. En 2020 valía casi la mitad.

Porsche 935
Porsche 935 FOTO: Hollmann

El Porsche 935 “Moby Dick” ocupa un lugar especial en el corazón de todos los aficionados al automovilismo. Hablamos de uno de los coches más exitosos de finales de los años 70, con importantes victorias en las 12 Horas de Sebring, las 24 Horas de Daytona y, sobre todo, las legendarias 24 Horas de Le Mans.

Para celebrar el 40º aniversario del nacimiento del famoso 935 en 1978, en 2018 Porsche ha creado 77 ejemplares especiales del 911 GT2 RS que han sido completamente revisados para hacerse eco de su antecesor en cuanto a formas. Uno de ellos, con una carrocería totalmente de fibra de carbono, está a la venta a un precio asombroso: 2,38 millones de euros.

Es como “Moby Dick”

Es un precio elevado para un coche que, como señala el anuncio del concesionario, solo está homologado para su uso en pista. De hecho, el diseño dista mucho del de un coche de carretera e incluso del 911 GT2 RS original. De hecho, Porsche ha remodelado la carrocería, aumentando la longitud total a 4,87 metros, con una anchura de 2,03 metros.

Porsche 935
Porsche 935 FOTO: Hollman

En la parte delantera se encuentran las tomas de aire heredadas de la anterior generación del 911 GT3 R de competición, mientras que el enorme alerón trasero tiene una impresionante anchura de 1,91 metros. Las llantas BBS, por su parte, son un homenaje al 935 original.

En general, el modelo reúne lo mejor del automovilismo de Porsche, con retrovisores del “viejo” 911 RSR y partes del alerón tomadas del 919 Hybrid LMP1. Por último, los tubos de escape de titanio son un modelo del 908 de 1968.

Un GT2 RS mejorado

Incluso el habitáculo deja claro que la pista es el hábitat ideal para este 935. A bordo está el mismo volante de fibra de carbono (con sistema de cierre rápido) con pantalla a color que el 911 GT3 R 2019, y no faltan los asientos Recaro (el del acompañante era opcional) con cinturones de seis puntos. La palanca de cambios, por su parte, es de madera laminada como homenaje a los modelos 917, Carrera GT y 909 Bergspyder.

Este exclusivo Porsche utiliza el mismo tren motriz que el 911 GT2 RS, es decir, el bóxer 3.8 biturbo con 700 CV y 750 Nm acoplado a la transmisión automática de doble embrague de 7 velocidades. Hay mucho brío para comerse los bordillos.

Vendido originalmente en Alemania por 700.000 euros, su precio ha subido con el tiempo. De hecho, el mismo coche estuvo a la venta en 2020 por 1,44 millones de euros. Y está claro que, a menos que un coleccionista lo adquiera pronto, su valor seguirá subiendo en los próximos años.