Aguado anuncia una nueva estación de metro de la línea 11 en el barrio de Comillas

Estará situada en Carabanchel, entre Plaza Elíptica y la nueva parada de Madrid Río

“Carabanchel tendrá parada de metro en un distrito que es el más grande de la Comunidad donde viven casi 250.000 personas, en el barrio de Comillas. Habrá una nueva estación que pertenecerá a la línea 11 con un coste de 30 millones de euros y que dará cobertura a 20.000 personas diariamente”, ha anunciado Ignacio Aguado, vicepresidente, consejero de Deportes, Transparencia y portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid. La nueva estación estará situada en Carabanchel, entre Plaza Elíptica y la nueva parada de Madrid Río.

Tal y como ha explicado, la estación se sumará al resto del proyecto que existe sobre la línea 11. En total, serán más de 400 millones de euros de inversión. Las obras empezarán en los próximos meses y el plazo de ejecución será de 45 meses y “contribuirá a cerrar el último agujero que quedaba dentro de Madrid capital dentro de la red de metro donde el distrito de carabanchel era el principal perjudicado porque había demasiados ciudadanos que no tenían acceso directo y rápido a la red de metro”, ha añadido Aguado. Con esta estación se superarán los 300 kilómetros de red de metro, lo cual “es un hito”.

Con la nueva estación de Comillas y la ya anunciada en Madrid Río, la ampliación sumará 5 estaciones más a la línea 11 que, en la actualidad, conecta La Fortuna con Plaza Elíptica y sólo tiene conexión con la línea 6 en esta última estación. Gracias a la prolongación, la línea 11 conectará también con la línea 3 de Metro en Palos de la Frontera; con la línea 1, con el Cercanías y con AVE, larga y media distancia de Renfe en Atocha Renfe; y con la línea 6 y los autobuses interurbanos que dan servicio al corredor de la A-3 en el nuevo intercambiador que se construirá en Conde de Casal, ha informado la Comunidad de Madrid.

Aguado, esta estación ayudará a cerrar “el último agujero de la red de Metro de Madrid”, en el que Carabanchel era “el gran perjudicado”.