Cierre preventivo de la estación de Metro de Hospital del Henares al superarse los niveles de seguridad máximos

Metro de Madrid informa de que no hay problemas estructurales y que no ha habido peligro para profesionales y usuarios

Metro de Madrid ha procedido al “cierre preventivo” de la estación de Hospital del Henares, en la línea 7B, al constatar que determinados elementos funcionales habían sobrepasado los niveles de seguridad “máximos”, para agregar que “no existen problemas” a nivel estructural y que “no ha habido peligro tanto para profesionales como usuarios”.

Así lo ha indicado a Europa Press la consejera delegada de la compañía, Silvia Roldán, en relación al cierre acometido desde este jueves de dicha estación, comunicado ayer por la noche en redes sociales.

En este sentido, Roldán ha explicado que Metro tiene monitorizada esta estación con controles técnicos y recientemente se conoció que se sobrepasaron los niveles de seguridad sobre "máximos" establecidos por Metro, por lo que se decidió acometer este cierre "preventivo" para acometer obras de refuerzo.

La consejera delegada ha asegurado que a nivel estructural "no hay ningún problema" y, en consecuencia, ni tampoco ha existido riesgo en materia de seguridad para empleados y viajeros.

Sí ha detallado que el cierre viene motivado como medida preventiva por la situación de algunos elementos de revestimiento, como por ejemplo parte las placas que coloca la compañía en paredes, que es lo que arroja ese informe técnico de monitorización.

También ha afirmado que el plazo que maneja la compañía para acometer esas obras es de 12 meses pero que la empresa tratará de optimizar al máximo estos trabajos para cumplir esta previsión o incluso ver si se puede acortar.

De hecho, la compañía está inmersa en un proceso administrativo para contratar las obras lo más rápido posible y estima que el inicio de los trabajos será inminente. AUTOBÚS ALTERNATIVO

Roldán ha manifestado que se ha puesto en marcha un sistema de autobús alternativo con frecuencias cada 15 minutos que ha funcionado durante hoy con normalidad y sin registrar ninguna incidencia. En este punto, ha lamentado los inconvenientes que puede generar este cierre y ha destacado que la compañía ha actuado rápido de cara a articular alternativas.

Metro ha acometido en varias ocasiones el cierre de la estación del Hospital del Henares, la última en junio de 2018, y en la línea 7B ha sufrido diversas incidencias relacionadas con las condiciones del terreno en la que está construida.

Precisamente, la Comunidad de Madrid adjudicó en enero el estudio geológico-geotécnico para analizar el suelo atravesado por la Línea 7B de Metro a su paso por Coslada y San Fernando de Henares para determinar cómo solucionar las "incidencias" que afectan con asiduidad a esta parte del suburbano.

Así lo explicó el consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras, Ángel Garrido, a Europa Press tras reunirse con el alcalde de Coslada, Ángel Viveros.

En 2017 el entonces titular del área, Pedro Rollán, anunció que reclamaría a la empresa que construyó esta prolongación la reparación de viviendas afectadas por grietas y fisuras en San Fernando de Henares.

Esos problemas se generaban por la alta presencia de sales con alto grado de disolución en contacto con el agua donde se realizó el túnel, que provocaba cavidades y movimientos que se trasladaban a la superficie.

Denuncia a Inspección de Trabajo

Por otro lado, Solidaridad Obrera denunció ante Inspección de Trabajo los "graves desperfectos" que presentaba la estación de Hospital del Henares, cerrada desde hoy por Metro de Madrid, al apreciar desperfectos en las instalaciones, como inclinación de paredes, problemas en la estructura de una escalera y grietas en cuartos interiores.

Esta organización sindical remitió un informe el pasado 5 de junio que recopilaba un reportaje fotográfico de varias deficiencias en las instalaciones. Así, se detallan "grietas, paredes abombadas y techos desplazados" en el cuarto de operador, un aseo femenino para el personal de la estación y el cuarto de equipos, recomendado a los empleados no entrar por "peligro de derrumbe".

También recogía filtraciones de agua que provocaban la aparición de sal en una de las estancias y una grieta de grandes dimensiones en los azulejos de la cabina de andén 1, según el documento al que ha tenido acceso Europa Press. Además, relata que en otra instancia encontraron tornillos desplazados.

En las escaleras 7 y 8, el sindicato apreciaba "desperfectos notables por los desplazamientos" y con la estructura baja de la escalera "muy desplazada". "Parecen sometidas a una tensión excesiva, la pared de ladrillo es el cuarto de maquinistas, que presenta multitud de grietas", prosigue el informe de Solidaridad Obrera.

Otra de las imágenes captadas en la bóveda de la estación donde se aprecia una sección con considerable presencia de sales a causa de las filtraciones, que llegan incluso a la catenaria. A su vez, adjunta otra instantánea donde se reproduce una viga “doblada” por los movimientos.