Aquella generosidad de Manzano

"Álvarez de Manzano, que renunció a su legítimo derecho a ser alcalde, porque así se lo había pedido el partido, y se quedó como vice alcalde, a las órdenes de Sahagún"

TOMA DE POSESION DE GALLARDON.
©COCO RODRIGUEZ.
08 07 99.
TOMA DE POSESION DE GALLARDON. ©COCO RODRIGUEZ. 08 07 99.COCO RODRIGUEZLa Razón

El PP sabía que hasta que no gobernara en el Ayuntamiento de  Madrid, no se podría alcanzar el gobierno de la Comunidad. Y así ocurrió: los populares apearon a los socialistas del gobierno regional, cuatro años después de que Álvarez del Manzano ganara las elecciones y se sentara en el sillón de la alcaldía.  Ya lo había adelantado un viejo socialista, muy próximo a Tierno Galván: “Hay que poner todo el empeño para que Juan Barranco se mantenga en la Casa de la Villa, porque si perdamos el Ayuntamiento, tardaremos poco en perder la Comunidad. El  Ayuntamiento de la capital de España, es la institución con más peso político en estos momentos”.

El PP podía haberse hecho con la alcaldía madrileña en 1989, gracias a la moción de censura que presentó contra Barranco, junto al CDS, pero esos cambalaches que tiene la política hicieron que Rodríguez Sahagún se convirtiera en el nuevo alcalde y que el PP quedara reducido al papel de mero socio de gobierno. El PP cedió a las exigencias de un partido, como el CDS, que sólo había conseguido 8 escaños en los comicios de 1987, frente a los 20 obtenidos por los populares. Acto de generosidad por parte de Álvarez de Manzano, que renunció a su legítimo derecho a ser  alcalde, porque así se lo había pedido el partido, y se quedó como vice alcalde, a las órdenes de Sahagún. El objetivo  de la moción de censura era desalojar al PSOE de la alcaldía, en la que llevaba diez años, aunque para ello fuera preciso ceder a las exigencias del socio minoritario, como era el CDS.

Manzano tuvo paciencia y lealtad a su partido, y eso dio sus frutos en 1991, cuando el PP consiguió mayoría absoluta. Era el paso previo para que, cuatro años, después, los populares ganaran las elecciones en la Comunidad y obtuvieran por primera vez el gobierno regional, sentando a Ruíz Gallardón en la presidencia.

Ángel del Río es Cronista de la Villa.