Redes vecinales piden a Ayunatmiento de Madrid que auxilie a 50.000 personas vulnerables

Manifestación ante la sede del Ayuntamiento de Madrid, en Cibeles, para reclamar ayudas para las personas que atienden las redes vecinales.

'Colas del hambre' llegan a Cibeles para exigir plan de emergencia social que dé respuesta a 50.000 personas en verano
Concentración de las llamadas 'colas del hambre' en Cibeles EUROPA PRESS

Decenas de personas se han manifestado este jueves delante de la sede del Ayuntamiento de Madrid para exigirle al Gobierno local un “plan urgente” que atienda a más de 50.000 personas que durante la pandemia han recibido alimentos de las redes vecinales pero que ven agotada su capacidad de ayuda. Con pancartas y gritos, los integrantes de más de 30 asociaciones de Redes de Cuidados de Madrid y personas sin recursos se han concentrado hacia las 10:30 horas y han formado una fila doble desde la entrada al Ayuntamiento por la calle Montalbán hasta la esquina del palacio de Cibeles con el paseo del Prado.

”Madrid pasa hambre”, “Papeles para todos” y “Vergüenza” decían algunos de los carteles exhibidos por los manifestantes, que han dejado en el registro del Ayuntamiento una carta dirigida al alcalde, José Luis Martínez Almeida, informa Efe. En ella le reclaman a Almeida un “plan urgente” que permita garantizar durante el verano la alimentación de 50.000 personas que desde marzo, en el comienzo de la pandemia, han sido atendidas por las despensas y redes de vecinos. También reclaman un “plan de emergencia social” con presupuesto y medios materiales y humanos destinados a “atender a todas las personas vulnerables a las que la crisis ha dejado sin recursos”. Las redes vecinales abogan en su carta a Almeida por una “coordinación efectiva” del Ayuntamiento con cada distrito “para que los servicios sociales se hagan cargo de esas miles de personas que ahora son atendidas por las despensas vecinales”. Éstas, dicen, “han llegado al límite de sus posibilidades; algunas carecen de recursos para continuar y otras han tenido que cerrar por falta de medios y apoyo institucional”, dice la carta dirigida al alcalde.

El portavoz del grupo municipal del PSOE, Pepu Hernández, que ha acudido a la manifestación con otros miembros de su grupo, ha manifestado que “el Ayuntamiento debe tomar el relevo” de las asociaciones vecinales en el auxilio a estas personas y ha destacado la necesidad de “trabajar de forma más coordinada en todos los barrios y distritos” de la capital. A una pregunta de un periodista sobre la “satisfacción” del Ayuntamiento por el trabajo que ha realizado frente a esta problema social, Hernández ha dicho que el Gobierno local “no puede depender de la iniciativa popular” y que debe respaldar a las organizaciones. ”Realmente, la necesidad existe”, ha dicho Hernández, convencido de que en cada distrito de la ciudad debería haber una “mesa social” en coordinación con una “mesa central” en el Ayuntamiento.

Por su parte, el portavoz de la Asamblea Ciudadana del Barrio de Universidad (ACIBU) Jordi Gordon ha afirmado que más de treinta asociaciones de redes de cuidados de Madrid están “en situación límite” y reclaman que sea el Ayuntamiento el que tome el relevo. Según Gordo, además de la alimentaria, “hay otras muchas emergencias”, con miles de personas que, como consecuencia de la pandemia, “son vulnerables y carecen de recursos y de ayuda alguna”. “Se hacen planes para los automóviles, para los constructores o para la hostelería, pero no para la emergencia social”, ha dicho Gordo, quien ha afirmado que el Ayuntamiento podría registar a las personas demandantes de ayuda si se acercara durante unos días a los lugares donde estas redes hacen su trabajo social. Efe

Cibeles defiende su “esfuerzo histórico” y sigue reclamando datos a redes vecinales

La portavoz del Gobierno municipal, Inmaculada Sanz, ha defendido el “esfuerzo histórico” que está haciendo el Ayuntamiento de Madrid para afrontar la crisis social derivada del coronavirus mientras que ha seguido reclamando a algunas asociaciones y redes vecinales datos de las personas a las que dan apoyo, integrantes de las ‘colas del hambre’, informa Europa Press. Sanz, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, ha manifestado el respeto del Ejecutivo municipal a “cualquier opinión, concentración o ejercicio de libertad de expresión” para, a renglón seguido, destacar que el Ayuntamiento lidera un “esfuerzo especial ante la situación de pandemia que ha dejado a muchas personas en situación de vulnerabilidad”. “Este Ayuntamiento seguirá haciendo ese esfuerzo”, ha asegurado la edil, que ha puesto en valor el “refuerzo histórico de los Servicios Sociales con 260 efectivos, cuando en el mandato anterior sólo se llegó a cien”. Ha recordado que el Ayuntamiento está atendiendo las necesidades alimentarias diarias de 88.000 personas, esto es, 30.000 hogares. La portavoz municipal ha aseverado que el Consistorio “colabora de forma fluida con las entidades vecinales” y que lo hace “con la mayor parte de las asociaciones”, esencial “para aunar fuerzas”, pero no ha obviado que siguen solicitando a algunas de estas asociaciones los datos de las personas a las que ayudan para comprobar si reciben más apoyos o qué necesidades concretas tienen, más allá de la alimentaria. “Seguiremos ofreciendo cauces de interlocución para llegar a acuerdos”, ha insistido, que ha asegurado que el tratamiento de protección de datos que hace el Ayuntamiento es “escrupuloso”. Inmaculada Sanz ha concretado que durante las primeras semanas del estado de alarma se vivió una “avalancha de peticiones de personas” que reclamaban ayudas a la Administración por la vulnerabilidad sobrevenida. En este momento, “las cifras no son las del inicio pero hay un importante nivel de peticiones, sobre todo en algunos distritos”. Europa Press.