La Guardia Civil investiga un caso de abuso sexual múltiple en una fiesta ilegal en un chalé

La joven asegura haber sido drogada y obligada a mantener relaciones sexuales con varios hombres

Un agente de la Guardia Civil, durante la investigación
Un agente de la Guardia Civil, durante la investigaciónGUARDIA CIVIL GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil está investigando un abuso sexual múltiple sufrido por una joven el día 14 en una fiesta ilegal en un chalé del municipio de Colmenarejo, ha confirmado una portavoz de la Comandancia de Madrid.

Los hechos ocurrieron en una vivienda alquilada para hacer un evento sobre el mundo del motor, pero al mismo llegaron hasta medio centenar de personas, algo que el dueño del chalé observó a través de las cámaras de seguridad. Entonces, llamó a la Guardia Civil, que desalojó la fiesta sobre las 22 horas de ese sábado. La mayoría de los asistentes no llevaba mascarilla ni respetaba la distancia de seguridad, teniendo en cuenta que ninguno era conviviente.

Días más tarde, una joven denunció que en ese evento fue drogada y coaccionada a mantener relaciones sexuales no consentidas con varios hombres. En la fiesta había varias personas participantes en el programa televisivo ‘La Isla de las Tentaciones’, que no estarían entre los sospechosos. Al parecer, una chica contactó con la víctima en Instagram y quedaron en otro punto de la localidad, donde fue recogida para llevarla al chalet.

La joven, que es estudiante de intercambio, conoció a los organizadores del evento en un local de la calle Arce de Madrid el sábado 13 de febrero.

Posteriormente se trasladaron a esta vivienda alquilada en Colmenarejo donde medio centenar de personas organizaron una fiesta ilegal sin respetar las medidas de seguridad contra el coronavirus.

La vivienda, que es una villa y tiene siete camas y cuatro baños, se oferta en una plataforma de pisos turísticos por un precio de 848,30 dólares por noche, poco más de 700 euros.

Ubicada en una urbanización privada, tiene 400 metros cuadrados y 2.500 metros cuadrados de jardín.

La Guardia Civil ha tomado ya declaración a varios invitados a esa fiesta y visionado las cámaras de seguridad, aunque de momento investiga un delito de abusos sexuales de varias personas y no de agresión sexual. A día de hoy no hay detenidos. La investigación sigue su curso y las diligencias se han declarado secretas.