El Gobierno de Madrid descarta asumir la exigencia de Vox de implantar el “pin parental”

Díaz Ayuso asegura que “en las aulas de Madrid no hay adoctrinamiento” al tiempo que Rocío Monasterio afirma que su prioridad es “que no entre la izquierda en la Puerta del Sol”

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso FOTO: Rodrigo Jiménez EFE

Dos no pelean si uno no quiere dice el refrán. Y la presidenta madrileña parece decidida a cumplir el dicho. Isabel Díaz Ayuso ha afirmado hoy que no hay debate sobre el ‘pin parental’ que exige Vox para dar su apoyo a los presupuestos de 2021 porque “no hay adoctrinamiento en las aulas”.

Ayuso manifestó que entiende que haya familias en la región que estén “preocupadas por un posible adoctrinamiento a sus hijos en los colegios, pero quiero decirles que esto no sucede en Madrid”.

“Es más”, añadió, “la Consejería de Educación, desde que nosotros estamos al frente, no ha recibido una sola queja formal por parte de ninguna familia”. Reiteró que en la Comunidad de Madrid “no hay adoctrinamiento en las aulas y confiamos en el trabajo que realizan los profesores”.

Asimismo, recordó que este debate del ‘pin parental’ “ya lo planteamos el principio de la legislatura y se sacó de los acuerdos porque llegamos a otro y yo he cumplido y ahora toca que lo hagamos todos”.

También indicó que “decidimos dotar de más transparencia a las familias para que tuvieran todavía más información acerca de los talleres y de los cursos que fueran a recibir sus hijos en los distintos colegios de la Comunidad de Madrid. Así se ha hecho y hemos cumplido”.

Además, destacó que son los padres los que deciden a qué colegio llevar a sus hijos y pidió a las familias que, “si tienen algún tipo de preocupación, que nos lo hagan saber y, por supuesto, la Comunidad de Madrid responderá porque yo estoy absolutamente en contra del adoctrinamiento en las aulas y haremos lo que sea posible, todo lo que esté en nuestra mano, para impedirlo”.

Por otro lado, respecto a su política fiscal, dijo que “bajaremos el tramo del IRPF cuando la coyuntura económica nos lo permita y, de esta manera, seguir con nuestro compromiso de una administración cada vez más austera pero también con menos trabas al incentivo y, por tanto, también con menos burocracia y fiscalidad”.

En este sentido, la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, afirmó también hoy que PP y Cs no tendrán “ningún problema” en aprobar el veto parental educativo que plantean imponer a cambio de su apoyo a los presupuestos de 2021, ya que ambos partidos defienden la libertad de los padres para elegir la educación de sus hijos.

En rueda de prensa tras la Junta de Portavoces, Monasterio ha dicho que si PP y Cs no apoyan esta medida tendrán que explicara sus votantes “qué problema tienen con la libertad”, cuando es algo “natural” que defienden ambos partidos y no tienen que “tener miedo a la libertad”.

Vox ha rescatado nuevamente esta medida para que los padres no autoricen la asistencia de sus hijos a charlas y talleres extraescolares, una propuesta que bautizó como ‘pin parental’ y que ya se rechazó en el acuerdo de investidura.

A juicio de Monasterio, “sería una contradicción” que PP y Cs no quieran defender la libertad de los padres, cuando han ido en contra del “adoctrinamiento”, por ejemplo, de la ley Celaá.

Y ha apuntado que la negociación de los presupuestos será “exitosa”, al tiempo que ha añadido que “ambas partes tienen que ceder y ambas que ganar”. Además, inisistió en que su prioridad es que “no entre la izquierda en el Gobierno de la Puerta del Sol, en la Comunidad de Madrid”.

Vox envió el miércoles pasado al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso su propuesta para las cuentas públicas, prorrogadas actualmente desde 2019, con propuestas “perfectamente asumibles” por ambos partidos, que entre otras exigencias plantea una reducción de cargos públicos y ampliar las ayudas a la hostelería, además del ‘pin parental’.

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado (Ciudadanos), ha asegurado este martes que mientras siga en su cargo “no va a haber pin parental en la Comunidad de Madrid”, ni tampoco recortes que tengan que ver con la lucha contra la violencia machista, “ni que afecten al colectivo LGTB”.