Madrid recuerda con “piedras de la memoria” a sus muertos en campos de concentración nazis

Este viernes se colocarán “Stolpersteine” (piedras de la memoria) en el distrito de Tetuán

A Juan Antonio García Acero, madrileño de Lavapiés, que falleció en el campo de concentración de Mauthausen en 1941, le recuerdan con una «stolpersteine» en la puerta de la que fue y es la casa de su familia, en la calle Huerta del Bayo.
A Juan Antonio García Acero, madrileño de Lavapiés, que falleció en el campo de concentración de Mauthausen en 1941, le recuerdan con una «stolpersteine» en la puerta de la que fue y es la casa de su familia, en la calle Huerta del Bayo.

Ocho adoquines metálicos, conocidos como ‘Stolpersteine’ (Piedras de la memoria), se colocarán este viernes en el distrito de Tetuán, en homenaje a varios republicanos que fueron deportados a los campos de concentración nazis.

Estas piedras de la memoria se ubicarán en las aceras frente a los portales donde vivieron estos republicanos exiliados a Francia, según informa la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

La colocación se realizará mediante un itinerario que comenzará a las 09:30 horas en el número 25 de la calle Don Quijote, 25, con la colocación del adoquín en memoria de Saturnino Navazo Tapia, deportado a Mauthausen en 1941 que después fue liberado.

Después, en el número 29 de la calle Topete se colocará un adoquín en memoria de Luis García Manzano, en que fue también deportado a Mautthausen en 1941.

En la calle Juan Pantoja, 24 se colocará la piedra en memoria de Andrés Astorga Sánchez, deportado al campo de Neuengame en 1944, donde fue asesinado en 1945.

Otro de los republicanos que será homenajeado será Ángel Melchor Landeta Tutor, deportado en 1940 a Mauthausen y asesinado en 1943 en Gusen, y cuyo ‘Stolperstein’ se instalará en la calle La Coruña, 15.

También se colocarán tres adoquines en la calle Bravo Murillo, 193, pertenecientes a tres miembros de la misma familia deportados en 1944 a Dachau, Mauthausen y Buchenwald, María Gisbert Merino, César Santos Moreno y Gaspar Santos Gisbert.

Esta iniciativa fue puesta en marcha en 1997 por el artista alemán Günter Demnig y ha llegado a 1.800 ciudades europeas, además de en Argentina. La primera de las placas que se colocó en Madrid fue la dedicada a Enrique Calcerrada Guijarro, prisionero nº 4.479 en Mauthausen, en el número 20 de la calle de Bravo Murillo.