Un parque en El Escorial para Teresita, la «niña misionera»

La pequeña, de 10 años, falleció el pasado marzo a causa de un tumor cerebral. Sus vecinos la recordaron ayer

Teresita Castillo en el hospital
Teresita Castillo en el hospital FOTO: La Razón

Faltaban pocos minutos para las 12:30 horas de la víspera de Reyes. A las puertas del antiguo parque de Los Arroyos de El Escorial apenas hay dos o tres personas ultimando los preparativos del acto que está a punto de comenzar. La inauguración, después de las obras de reacondicionamiento, de este parque infantil que estrena, además, un nuevo nombre: «Teresita». Lo hace en honor a Teresa Castillo, una pequeña que fallecía a los 10 años, el pasado 7 de marzo de 2021, a causa del cáncer infantil. Y es que Teresita era especial. Así la recuerdan todos los que la conocieron. De hecho, desde que llegase a El Escorial con apenas tres años desde Rusia, donde fue adoptada, mostró cada día de su vida una forma de relacionarse con los demás que dejaba huella.

De pronto, la entrada al parque –que luce en un cartel naranja el nombre de la niña– comienza a llenarse de gente: niños, mayores, familiares y amigos, todos ellos reunidos para recordar a Teresita. «Quería mucho a todos los vecinos», relata a LA RAZÓN Teresa, madre de la niña. «Saludaba desde la terraza de casa a todo el mundo cuando pasaba y les preguntaba su nombre», recuerda. «A los que ya conocía, les llamaba por su nombre. Daba igual quien fuera, ella era amiga de todo el mundo».De hecho, cerca del parque hay una pequeña plaza donde unas costureras trabajan en un local. «Siempre entraba a saludarlas, y con el cartero era igual», añade Teresa, sonriendo. Y este parque, que hoy lleva su nombre, le encantaba. «Siempre comentábamos entre nosotros que a esta niña no le hacía falta ir a Disney, porque en este parque era feliz», asegura. El padre de Teresita está de acuerdo. «Más de una vez lloraba cuando tenía que irse de aquí», señala tras agradecer a los presentes su asistencia al acto. Era realmente muy querida.

Inauguración del parque Teresita en El Escorial
Inauguración del parque Teresita en El Escorial FOTO: La Razón

Marta es tía y madrina de Teresa, y Mónica, una amiga de la pequeña, han acudido al parque. «Era una persona que, cuando aparecía delante de ti, te abría los brazos como si te conociese de toda la vida. Ya eras su amiga. Tenía una afabilidad muy difícil de encontrar», dice Mónica. «Para ella cada persona era única, y así te lo hacía saber», apunta Marta, y relata que, hace unas semanas pasó por la calle Serrano de Madrid, donde «suele haber un mendigo». «Es un hombre que está siempre sentado en el suelo. Me acerqué a él, y le pregunté si se acordaba de que, hace unos seis años, una niña, Teresita, pasó por delante de él y se soltó de su mamá para darle un abrazo. La recordaba, y se emocionó mucho al contarle lo que había pasado». «Ella era siempre así con la gente: repartía amor y alegría. Todo le hacía ilusión, todo era maravilloso», añade la tía de la niña.

La niña misionera

Teresita falleció a causa de un tumor cerebral que le descubrieron cuando tenía cinco años. «Parecía que estaba bien, que estaba todo controlado. Sin embargo, el 2 de enero del año pasado ingresó en el Hospital de La Paz, en principio por un dolor de cabeza, pero se fue complicando todo», dice Teresa. Estuvo allí dos meses. En medio de ese ingreso, y justo antes de una de las muchas operaciones que tuvo, el vicario episcopal de la Vicaría 8ª de Madrid, Ángel Camino, acudía al hospital con motivo de la celebración del Día de los Enfermos, y le dio la Unción de Enfermos a Teresita. «Se quedó muy impresionado con ella porque le dijo que quería ser misionera», explica su madre. «Él le respondió que esa tarde le llevaría un diploma y una cruz de misionera. Ella estaba muy emocionada, no paraba de repetir “¡Ya soy misionera!”», añade. «Era muy generosa, porque incluso en aquellos momentos tan duros pensaba en los demás, en cómo quería dedicar su vida a ellos», recuerda, sin poder evitar emocionarse.

El párroco ha bendecido el parque y los pajes de los Reyes Magos han estado presentes en este día dedicado a Teresita, la «niña misionera». Han soltado unos globos, y el coro de la parroquia ha cantado villancicos. También ha estado presente una comitiva del Ayuntamiento de El Escorial, encabezada por su alcalde, Cristian Martín. «La iniciativa de llamar así al parque fue aprobada por unanimidad en el pleno del Ayuntamiento», explica Martín. «A través de sus padres conocimos la historia de fortaleza y superación de Teresita y, en recuerdo a ella, y como homenaje a todos los niños enfermos hemos cambiado el nombre al parque de Los Arroyos por el de Teresita, para que su ejemplo perdure para siempre en nuestro municipio», asegura.