Ayuso se suma a la revolución del «botón rojo»

90.0000 personas dependientes dispondrán de la última tecnología en teleasistencia avanzada a finales del año próximo

La teleasistencia mejora la calidad de vida de la persona usuaria en su hogar el mayor tiempo posible
La teleasistencia mejora la calidad de vida de la persona usuaria en su hogar el mayor tiempo posible FOTO: Juan José Alonso

La digitalización ha revolucionado el mundo de la dependencia hasta el punto que nuestra salud y nuestros hábitos estarán más controlados que nunca y eso permitirá dilatar el ingreso en una residencia de mayores. Tendremos nuevos equipamientos domóticos que controlarán si estamos activos o no lo estamos y una alarma podrá avisar de que no se registra movimiento en el interior de nuestras viviendas. Tendremos detectores de caídas, sensores magnéticos de puertas, que se pueden instalar tanto en la entrada de las viviendas como en distintos electrodomésticos (nevera, microondas...) y activarán una señal de radio si esas puertas no se abren en el tiempo que se haya configurado para cada usuario.

Y esto no es todo, la tecnología podrá controlar nuestros hábitos domiciliarios a través de la medición de valores relativos a la humedad, temperatura, luminosidad o consumo eléctrico. Podremos tener configurado nuestro «patrón de vida» con todas nuestras rutinas diarias de sueños, comidas, entradas, salidas... Las actividades inusuales o las desviaciones generarán una alerta en el centro de control y eso llevará a un control sobre si todo va bien.

Tendremos teléfonos con teclas grandes, dispensadores de medicamentos que avisan al usuario cuando se ha saltado una toma o detectores de humo, fuego y escapes de gas... Todo este compendio de cosas forman parte de la transformación que está experimentando el sector de la dependencia que nos lleva a adentrarnos en lo que ahora se denomina «teleasistencia avanzada» y que se completa con un portal web de actividades interactivas y grupos de conversación que permitirán luchar contra la soledad no deseada de los mayores. Es lo que desde la Comunidad de Madrid llaman la revolución del «botón rojo».

La Consejería de Familia, Juventud y Política Social está dispuesta a introducir los nuevos cambios en los hogares madrileños y ya tiene previsto invertir 35 millones de euros en toda esta tecnología que nos hará la vida más fácil y mejorará la calidad de vida y la seguridad de las personas dependientes para conseguir que permanezcan la mayor parte del tiempo en sus hogares.

«El botón rojo de la teleasistencia es mucho más que un botón de pánico para situaciones de emergencia. Está llamado a ser el asistente personal de los mayores, uno de los principales aliados del sistema para la promoción de la autonomía personal y prevención de la dependencia», asegura la consejera de Familia, Juventud y Política Social, Concepción Dancausa. Según los datos de los que dispone la Comunidad de Madrid, más de 130.000 madrileños, 60.000 de ellos dependientes, cuentan ya en sus hogares con el sistema de teleasistencia conocido como «botón rojo» que desde hace casi tres décadas proporciona un servicio telefónico de atención permanente para responder las 24 horas del día a las necesidades o emergencias de todos aquellos que disponen del servicio.

Las oportunidades que ofrece la digitalización permite ahora que este servicio mejore en prestaciones e introduzca otras nuevas habida cuenta de que su uso, hasta ahora, ha resultado muy útil y ha servido para salvar muchas vidas.

Plataforma de gestión

Ahora, de lo que se trata es de desarrollar una plataforma de gestión del servicio que integrará la información suministrada por los 80.000 terminales digitales y 150.000 equipamientos domóticos domiciliarios que está previsto adquirir por parte de la Consejería. Todos los datos que se recaben permitirán realizar un seguimiento de la atención a las cerca de 90.000 personas dependientes a las que se espera llegue este servicio cuando esté plenamente desarrollado en sus propios domicilios y, además, apoyar y orientar a las personas que se encarguen de su cuidado, tal y como aseguran desde la Consejería.

A principios de junio pasado ya se organizó un simposio sobre atención domiciliaria y transformación digital, en el que participaron las empresas que lideran el sector, para conocer las últimas novedades y terminar de perfilar el nuevo sistema. De hecho, está previsto que el primer contrato se licite en el mes de julio.

Inteligencia Artificial para prevenir

Luis Vargas, director general de Atenzia, cree que con los cambios que se pretenden introducir, la Comunidad de Madrid ha pasando de ofrecer un servicio reactivo con llamadas de seguimiento y atención de alarmas (cuando el usuario del servicio presiona el botón SOS) a prestar un servicio preventivo. “Se trata de sistemas de Inteligencia Artificial que nos permiten ir un paso por delante, anticipándonos y actuando antes de que los usuarios tengan eventos adversos. Además, el nivel de servicio se va adaptando a las necesidades del usuario que son cambiantes y varían con el tiempo y trata de cubrir áreas tan importantes como la funcional, mental y social e incluso se puede ofrecer teleasistencia al usuario también fuera del domicilio”.

La nueva teleasistencia “está diseñada a la medida de cada usuario con la atención de equipos multidisciplinares, que contarán con tecnología específica para cada uno de los programas. Estamos hablando por ejemplo de dispositivos de geolocalización, detectores de caídas, detectores de cambio de hábitos del patrón de vida, pulseras de actividad, en definitiva elementos tecnológicos que complementan la labor de estos equipos interdisciplinares especializados y permite cumplir con mayor éxito el objetivo”

El responsable de la empresa dedicada a la gestión de las emergencias sociales y sanitarias añade otro detalle importante: “la tecnología no es un fin en sí misma, sino un medio que complementa la atención especializada de los equipos multidisciplinares adscritos al servicio y por tanto se tiene que garantizar siempre la cobertura de la brecha digital de este tipo de usuarios mayores y dependientes”.

Más tiempo en casa y menos en la residencia

La Comunidad de Madrid está explorando todas las oportunidades que ofrece la digitalización en la atención domiciliaria a los mayores. De momento, ya se ha reunido con expertos del sector para analizar como poner en marcha la teleasistencia avanzada en la región. De hecho, la previsión es que empiece a funcionar a finales del próximo año. «Va a suponer un paso de gigante en términos de atención a la dependencia, en la promoción de la autonomía personal de nuestros mayores y en ese objetivo de que permanezcan el mayor tiempo posible en su entorno sin necesidad de ingresar en una residencia», asegura la consejera de Familia, Juventud y Política Social, Concepción Dancausa.