Atento a las carreteras: las furgonetas no es lo único que camufla la DGT

Una aplicación para los conductores ha descubierto los primeros vehículos de este tipo en carreteras españolas

Imagen de la cámara de la DGT en la A-8 a la altura de Saltacaballos DGT

En plena Operación Salida, de las cuatro que tiene previstas la Dirección General de Tráfico, y que dura hasta este domingo, y el control sobre los conductores es total. A los 1.312 radares,12 helicópteros, 216 cámaras de control del cinturón de seguridad y el teléfono móvil, 11 drones (que reactivaron su actividad esta semana y tres de ellos tienen capacidad para denunciar) y las mencionadas furgonetas camufldas, ahora hay que añadir una nueva herramienta: las motos camufladas.

El despliegue de la DGT este año para vigilar el tráfico y controlar los excesos de velocidad al volante es total. A los clásicos radares, 764 fijos de control de la velocidad (80 de ellos, de tramo), 548 radares móviles y el nuevo proyecto para una nueva estrategia con los radares ahora los usuarios han añadido uno que, a propósito, había pasado desapercibido para los conductores.

La aplicación “Social Drive” que se utiliza para que los conductores se avisen de controles, radares móviles, controles y” otras incidencias” han reportado los primeros avistamientos de motos en distintas partes de España. Según los usuarios, las dos motos camufladas son una Honda ST 13000 negra y una BMW R1150 RT gris y ha sido vista en la carretera PO-552 que une Baiona y A Guardia. Según los usuarios la colocación en esta ruta es premeditada puesto que es una ruta habitual de los moteros.

Según informó la DGT estas motos estarían en su plantilla, aunque nunca se habló de que fueran a estar camufladas. Según medios especializados “no conocemos si en sus placas llevan las siglas PGC (Parque de la Guardia Civil)”, pero los agentes sí van uniformados con ropa oficial reflectante. Según la normativa, estos vehículos podrían ir equipadas con radares portátiles láser instalados en su chásis.