Economía

Concesionarios

La matriculación de automóviles, en caída libre

El tiempo medio de espera de un coche nuevo está entre los cuatro y los ocho meses

Una de las consecuencias que está dejando la crisis de los chips en España es la caída de las ventas. En octubre fue de un 20,5% respecto el mismo mes del pasado año con un total de 59.044 unidades frente a las 74.228 de octubre de 2020. Y es que, no hay coches que vender en España.

Faltan vehículos como decía recientemente a este periódico Sébastien Guigues, director general de Renault España. Una afirmación que comparte Juan López Frade, presidente de Suzuki Motor Ibérica, que el pasado jueves en conferencia de prensa señaló que el mercado español podría haber acabado el año con unas ventas totales 1.100.000 unidades de no ser por la falta de suministro y que finalmente no superará las 850.000. En palabras de López Frade, «no se pueden hacer planes a más de 15 días».

Total matriculaciones
Total matriculaciones Tania Nieto

Cuando los clientes acuden a los concesionarios se encuentran con la noticia menos esperada. El coche que desean tiene un tiempo medio de espera de cuatro meses, y en algunos modelos alcanzan los ocho. Esto está provocando que muchos clientes acudan a las marcas que aseguran la entrega del coche en pocos días y estos meses atrás las estrellas son los fabricantes asiáticos que apenas están notando la crisis de los microchips.

Por eso, sin olvidar que cuenta con una gran oferta de producto, Hyundai fue la marca más vendida por primera vez en España ya que, al margen de su catálogo, recoge a buena parte de esos clientes que quieren un coche «ya». Según sus responsables, la crisis apenas les está afectando por el buen aprovisionamiento decidido por sus directivos.

Además, llama la atención que en las cinco primeras posiciones del ranking español tres sean marcas asiáticas. Como en toda crisis, hay perjudicados y también beneficiados. En este sentido, el ascenso en los últimos meses de compañías como Hyundai, Kia y Toyota es espectacular. En octubre no arrojan signo negativo (salvo Toyota, aunque en el acumulado crece casi un 10%) como lo hacen la mayoría de marcas europeas. Hasta SsangYong, corenana, creció un 32% .

En el horizonte no se atisba una mejora de la situación. Además, hay que añadir que a partir del 1 de enero vuelve a aplicarse la subida del impuesto de matriculación que se «congeló» a principios de año, algo que supondrá una subida media del 5% en el precio de los coches sin contar que el alza de la energía también podría «ayudar» a encarecer, más todavía, el precio de los coches, tal y como djo recientemente Luca de Meo, máximo responsable del grupo Renault.