Un auténtico humanismo

«Es la hora de una auténtica antropología humana: El humanismo cristiano»

La RazónLa Razón

«Si las utopías del siglo XIX y XX se nutrieron básicamente de la cuestión social –sobre todo el comunismo y el fascismo–, en el siglo XXI la distopía posthumanista se nutrirá de la cuestión antropológica». Así lo recoge Albert Cortina en su interesante trabajo «¡Despertad! Transhumanismo y Nuevo Orden Mundial». A lo largo de sus casi 400 páginas, se describe una visión del mundo que se va desarrollando impulsado por un globalismo carente de la perspectiva del ser humano como criatura creada a imagen y semejanza de Dios y destinado a la inmortalidad, pero no en esta travesía humana, sino en la otra vida.

Es la distopía del globalismo posthumanista, en continua búsqueda de un paraíso terrenal, donde la capacidad humana se habrá desarrollado mediante las más avanzadas biotecnologías. Este mundo en tránsito hacia una sociedad posthumana pretende iniciar una nueva época de la Historia y de la evolución, en la que se habrá superado y desbordado «el tiempo antiguo»; es decir, el de los humanismos. Ya lo denunció años atrás Benedicto XVI en su encíclica «Caritas in veritate»: «Es un momento de aniquilación del hombre como imagen de Dios. Es la época del pecado contra Dios creador».

Es apasionante y urgente el reto que la civilización actual tiene que afrontar si no quiere desaparecer aniquilada por la ideología transhumanista y la distopía posthumanista, que pretenden un mundo deshumanizado –eso sí, gobernado por ellos– cual los nuevos diosecillos. Es la hora de una auténtica antropología humana: El humanismo cristiano.