Primeros contactos entre Rusia y EEUU para una “profunda revisión” de las relaciones bilaterales

Moscú no confía en Biden, pero dice que trata de buscar puntos para cooperar. La guerra de Siria y la competición espacial, puntos de encuentro entre las dos potencias

Vladimir Putin
Vladimir PutinMikhail KlimentyevAP

El viceministro de Exteriores de Rusia Sergei Riabkov ha afirmado este miércoles que Moscú está dispuesto a llevar a cabo una “profunda revisión” de las relaciones con Estados Unidos y ha desvelado que han tenido lugar “los primeros contactos” entre ambos países. “Aún no tenemos un panorama holístico de lo que los estadounidenses quieren conseguir en nuestras relaciones, para qué están listos, y qué quiere mantener el actual equipo de la Casa Blanca del legado de las anteriores administraciones”, ha valorado.

Así, ha resaltado que existen elementos de “una buena cooperación”, como “la resolución del conflicto en Siria” o “la cooperación en el espacio”, al tiempo que ha reiterado que Rusia está abierto a “hacer de manera tranquila” esta revisión de las relaciones bilaterales. Riabkov ha manifestado en una entrevista concedida a la agencia rusa de noticias Sputnik que Washington “debe entender” que “no logrará adoptar una postura basada en la fuerza” en este diálogo con Rusia”.

“Hay una cosa de la que estoy absolutamente seguro: daremos una respuesta dura a los intentos de presionar, no sucumbiremos a la presión, y los estadounidenses deben entender eso”, ha subrayado el viceministro de Exteriores ruso.

Rusia ha mostrado reticencias ante la posibilidad de un cambio de postura en la Casa Blanca tras la llegada de Joe Biden al poder, si bien ambos países pactaron a principios de febrero una prórroga de cinco años del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (Tratado START), dos días antes de que expirara la fecha límite fijada hasta ahora.

El Kremlin ya apuntó en diciembre que no espera cambios positivos en sus relaciones con Washington con la llegada de Biden a la Casa Blanca, argumentando que Moscú no se centra tanto en la persona que ocupará el puesto de presidente de Estados Unidos, sino “en los intercambios bilaterales en los asuntos globales”.